🌎 Actualidad

10 motivos para querer a tu perro

Imagen 0

Ana_Cotta / Flickr

Hay muchas personas que afirman que quieren más a su perro que a algunas personas, pero la gente que no tiene mascotas, y sobre todo perros, no lo entiende. Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, pero ¿por qué?

Algunos motivos de ese amor incondicional que llegamos a tener a nuestro perro.

1.- Viven en el presente, al contrario que todo tu alrededor pesimista. No existe ni pasado ni futuro, y se conforman con estar a tu lado.

2.- Da amor incondicional siempre, sin importarle lo que pase. A la vuelta de un día duro en el trabajo, siempre puedes contar con ese abrazo de perro que te hace olvidar las preocupaciones.

3.- Te hace sentir como un rey o reina. Incluso en esos días que lo olvidamos

4.- Se puede decir que son buenos para tu salud, porque acariciar a tu perro continuamente ayuda a reducir la presión sanguínea.

5.- Si tienes una hembra, ella te enseñará lecciones maternales muy valiosas de las que podrás aprender, como defender a su cachorros, amarlos y protegerlos en todo momento, etc.

6.- Es el mejor familiar que vas a tener; nunca discutirá contigo. Sólo te dará amor.

7.- Si buscabas fidelidad, ya la has encontrado y viene con un envoltorio muy simpático y peludo. Jamás te traidicionará.

8.- Su inocencia es contagiosa. No va a manifestar lujuria, codicia o maldad, características muy comunes en muchos seres humanos.

9.- Les dan igual los errores que cometas, no te va a juzgar. Siempre te va a levantar el ánimo.

10.- No necesita palabras para explicar los sentimientos. De hecho, una mirada de nuestro amigo de cuatro patas puede transmitir más ternura que las promesas de amor de cualquier príncipe azul.

Estos son nuestros diez puntos más importantes de por qué el perro es el mejor amigo del hombre. Pero ¿qué te aporta a ti tu perro? ¿Hay algo diferente que sientas que te da? ¿Por qué quieres tanto a tu perro?

Fuente: este post proviene de este blog , donde puedes consultar el contenido original.