Noticias

7 Tips para EVITAR que tu perro LLORE o forme ESCÁNDALOS cuando está SOLO en casa

Primero que nada ten presente que deben disfrutar de las 5 libertades del bienestar animal.

  • Libre de hambre, sed y malnutrición
  • Libre de disconfort
  • Libre de dolor y enfermedad
  • Libre e expresarse
  • Libre de miedo y estrés

No vuelvas a tu perro excesivamente dependiente de ti:

Si tu perro ladra y llora cuando te vas de casa y te echa tanto de menos aunque solo te ausentes dos horas es porque no sabe estar solo. Y si alguien no sabe estar solo (da igual que sea perro, gato o persona), suele ser porque tiene ansiedad, estres y le falta confianza y seguridad en sí mismo.

Cuando esteis juntos en casa, tiene que haber varias cosas:

  • tiempos para jugar juntos,
  • tiempos para hacerse mimos,
  • y otros tiempos para que el cachorro o perro estén solos.

Los perros y cualquier mascota en general tiene que aprender a estar solos o jugar entre ellos si tienes más de una mascota. Al principio volverá, insistirá unas cuantas veces para que le hagas caso o le cojas en brazos pero luego simplemente se aburrirá y se irá para dedicarse a otra cosa. De este modo, poco a poco les obligas a buscarse la vida para entretenerse él solito por la casa.

  1. Estando tú en la misma casa deja a tu perro en una zona limitada, sin que pueda acercarse a ti por períodos cortos (5-10 minutos). Evita hacerle caso si llora y prémiale siempre que se comporte de forma adecuada cuando finalice el tiempo. Aumenta los períodos progresivamente (20-40 minutos).
  2. El segundo paso será salir de tu casa por períodos cortos, (15-30 minutos) y, al igual que en el caso anterior, amplia el tiempo en tus salidas. Poco a poco tu animal se irá acostumbrado a estar sin tu presencia.

Cuando los perritos van creciendo y se destetan, las perras muchas veces “ignoran” a sus hijos y no les hacen caso ni les prestan atención cuando estos se ponen muy pesados.

mi perro llora cuando esta solo

No regañes a tu perro sin ton ni son, por cada cosa que hagan (y menos aún pegarles):

Pegar o asustar a un perro que ya de por si es ineguro es una muy mala idea porque este irá creando cada vez más desconfianza hacia su dueño y su carácter se irá volviendo más agrio, defensivo y arisco (con razón!). Pero aunque no se llegue a las manos, también prohibirle miles de cosas o reñirle por todo, tampoco es bueno.

Lo creas o no, reñirle por todo es tambien una forma de crearle dependencia hacia ti. Aunque sea para mal, pero al fin y al cabo es atención. Está claro que hay que tener normas en casa, pero también deja un poco de espacio a tu mascota. Déjale ser un perro, trastear por la casa y estar por ahi a su aire sin molestarlo. Hay que respetar un poco de privacidad y autonomía en todos los habitantes de la casa, incluidos los de 4 patas.

Tienes que proyectar tranquilidad cuando estes en casa:

Tendras que encontrar el modo, la actividad o la técnicaque te ayude a estar bien, para poder “emitir” o proyectar esa forma de ser entre los animales de tu casa. Igual te va bien estar tirado un rato cada día para relajarte, o te ayuda hacer deporte, hacer yoga, …lo que sea. Encuentra tu punto, y trata de estar calmado y en paz tu mismo.

Cuando tu emites cierta emoción o forma de estar, las mascotas que son como esponjas emocionales y energéticas, se van transformando y “sintonizando” en ese modo de estar.

 Pautas y trucos

Además de las pautas anteriores, te vamos a dar algunas ideas o pequeños trucos para que sea más fácil dejar al perro solo en casa,  haciendo que tu gatito sufra menos cuando te vayas y lo dejes solo:

1. Ejercita a tu perro, sácalo de paseo

Antes de irnos, tenemos que asegurarnos que dejamos a nuestro perro en buenas condiciones. Te aconsejamos darle un buen paseo e incluso hacer ejercicio con él si es un perro muy activo. Durante el paseo debes permitirle la libertad de olisquear y hacer sus necesidades hasta encontrarse satisfecho, tú mismo sabrás cuando es el momento de regresar a casa.

Dejar a tu perro solo en casa consejos pautas trucos

2. Deja que tu perro tenga su lugar de descanso

Es decir, que tenga un sitio especial donde poder acurrucarse y sentirse seguro cuando tu te vas. Una casita, una camita mullida que le guste o una mantita especialpara que pueda dormirse tranquilo y relajado en su escondrijo cuando esté solo. Si el cachorro aún es muy pequeño, puedes colocar dentro de su casita o de su cama una bolsa de las que se rellenan con agua caliente cuando te marches, para que aumente su sensación de calidez  y comfort aunque esté solo.

3. Dejale a tu perro algún juguete para que se entretenga en tu ausencia:

Puedes comprarle pelotas juguetes de goma o un sinfín de cachivaches que existen en el mercado actualmente para los perros. Una gran idea es dejarle juguetes de tipo mordedores o snacks de larga duración (por ejemplo esos que están hechos con nervios de vaca) porque duran bastantes horas y mantendrán a tu perro entretenido un buen tiempo.

4. Abandona la casa por periodos de tiempo cada vez más largos:

Puedes probar a irte de casa al principio solo unos segundos o un par de minutos. Luego aumentar a 5 minutos, volver a entrar, salir otros 5 minutos, y al día siguiente salir cada 1o minutos y volver, luego cada 15 minutos, 3o, luego una hora, y así ir incrementando sucesivamente el tiempo que lo dejas solo para que poco a poco se acostrumbre a tu ausencia y vea que no le pasa nada malo.

5. No hagas super dramas cuando te despidas

de tu cachorro ni cuando vuelvas: o mejor aún. Ni siguiera te despidas de él. Actua con normalidad, vete y listo. Así no se pondrá en “alerta” cuando llegue la hora de la despedida.

6. Dale de comer justo antes de irte:

porque normalmente a los perros adultos y también a los cachorros después de comer les da sueño, así que es más probable que se eche una siesta en tu ausencia si tiene el estómago lleno que si tiene hambre.

 

7. Adopta un segundo perro:

(o incluso un gato) esto no es que sea un truco, es un hecho. Los perros que viven solos, normalmente se aburren un poco cuando nos vamos de casa (se quedan por ahi tirados, durmiendo, o pasando el rato como se les ocurra, dependiendo del perro).

Así que si te lo puedes permitir  en términos de tiempo, dinero, cuidados, etc. (cada uno es quien mejor conoce su vida y sus circunstancias), adoptar o comprar un segundo perro es una gran idea para que tu mascota esté más entretenida y acompañada en tu ausencia. Además tener un compañero no humano lo vuelve menos dependiente de tí, porque ya tiene otro camarada de fechorías perrunas por casa.

8. COLÓCALE MÚSICA O SONIDOS QUE LO MANTENGAN ENTRETENIDO

Cuando dejes a tu pero sólo en casa prueba  a dejar una televisión o radio encendida, el sonido de ésta ayudará a no sentirse sólo. Sonidos como los de la música clásica también lo calmarán notablemente.

9.NO ACOSTUMBRES A TU PERRO A DORMIR CONTIGO

Algunas personas les gusta compartir la cama con su mascota, lo cual no es lo más recomendable. El dejarlo dormir en tu cama puede conllevar a algunos problemas de comportamiento indeseables.

Ofrécele una cama cómoda y de un tamaño acorde al tamaño de tu cachorro. Prueba a poner alguna prenda de vestir tuya (que no te importe que se ensucie o rompa). Esto le ayudará a sentirse más seguro.

10. ACOSTÚMBRALO AL KENNEL

Comienza por períodos cortos. Dale una golosina* cierra la puerta  y déjalo solo, si empieza a llorar cuando te vas, no tengas prisa en dejarlo salir o ir a tranquilizarlo, si haces eso, el cachorro pronto aprenderá que puede controlarte con su llanto.

“En muchos casos, colocar una golosina o un juguete en el kennel junto al cachorro antes de cerrar la puerta, le ayudará a acondicionar al cachorro a que es un lugar divertido donde puede quedarse.”

Si tu perro no para de llorar vuelve después de unos minutos y acércate al kennel, no mires a tu perro, ni abras la puerta hasta que se calme. Incluso si sólo se queda callado por unos segundos, no lo dejes salir de inmediato, dale tiempo a que esté un rato callado.

Si pruebas esto y continúa gimiendo o llorando cuando te vas, dale un fuerte y severo ¡NO! Después de haber estado en silencio durante unos instantes, vuelve y elógialo. Practica el salir y volver varias veces para que se acostumbre a tu partida y se dé cuenta de que no lo estás abandonando para siempre. Él sabrá que vas a regresar y no tiene de qué preocuparse.

 

Fuente: www.petdarling.com