Perrito le demuestra a su mamá cuando la quiere, recibiéndola con un regalo todos los días

Perrito le demuestra a su mamá cuando la quiere, recibiéndola con un regalo todos los días

Una mezcla de Labrador rescatada se ha convertido en la niña de los ojos de su dueño por un rasgo divertido: trae un “regalo” cuidadosamente elegido para recibirla cada vez que llega a casa después de un día de arduo trabajo.

“siempre me recibe en la puerta con un regalo. Incluso si aún no tiene uno, corre a buscar ‘un regalo”, dijo su mamá.

Perro da la bienvenida a mamá a casa con un regalo

Sin embargo, cuando se trata de regalos de Levi, su madre sabe que el detalle es lo que cuenta.

“Lo primero que se me trajo fue cuando me trajo una caja de tornillos abierta y medio masticada”, dijo Lori Eddins, la madre de Levi, a The Dodo. “Así que lo llevé al veterinario para que le hicieran radiografías”.

Perro da la bienvenida a mamá a casa con un regalo

Afortunadamente, Levi no había comido nada y tenía un buen estado de salud, pero la reacción de Eddins al “regalo” animó a Levi a comenzar una rutina adorable.

“Creo que mis ruegos y palabras de bebé para que entregue la caja de tornillos podría ser lo que inspiró sus entregas”, dijo Eddins. “¡Él pensó que era genial!”

Ahora, el perro de rescate siempre le da a su mamá algo especial cuando llega a casa después de un duro día de trabajo.

“Ha traído de todo, desde sus juguetes, hasta huesos y mantas, matas de hierba, pedazos de cartón o papel (yo los llamo ‘tarjetas’) y madera de jardinería”, dijo Eddins. “Mi favorito fue cuando descubrió dónde habían limpiado el macizo de flores y me trajo flores”.

“Si se encuentra conmigo en la puerta con las manos vacías, le dejo llevar mis llaves a la puerta y está muy orgulloso”, agregó.

Algunos de los dones de Levi no son necesariamente los que Eddins elegiría por sí misma. De vez en cuando, le trae montones de estiércol de caballo o intenta recoger una de las gallinas para entregársela a su madre.

Aunque a las gallinas de Eddins no les gusta tanto este obsequio, Eddins está muy agradecida de tener un perro tan generoso y despreocupado que le trae alegría a la vida, y se asegura de que Levi lo sepa.

“Le doy grandes abrazos y le agradezco como si me hubiera traído el billete de lotería ganador”, dijo Eddins. “La mayoría de las cosas que le devuelvo, algunas terminan en la basura. ¡Me quedé con las flores! ”