Adiós a Magawa, la rata héroe que salvó a miles de personas detectando minas antipersonas en Camboya

Adiós a Magawa, la rata héroe que salvó a miles de personas detectando minas antipersonas en Camboya

“Con gran pesar compartimos la triste noticia de que HeroRAT Magawa falleció pacíficamente este fin de semana. Magawa gozaba de buena salud y pasó la mayor parte de la semana pasada jugando con su entusiasmo habitual, pero hacia el fin de semana comenzó a bajar el ritmo, durmiendo más siestas y mostrando menos interés por la comida en sus últimos días. Magawa había celebrado recientemente su cumpleaños en noviembre, alcanzando la gran edad de 8 años”, compartió APOPO, organización sin fines de lucro que entrena ratas gigantes para detectar minas y y tuberculosis.

Magawa ya gozaba de su jubilación, olfateó docenas de minas terrestres a lo largo de su carrera en Camboya. Se cree que salvó vidas y ha sido ampliamente elogiado como un héroe.

“Su contribución permite que las comunidades de Camboya vivan, trabajen y jueguen, sin temor a perder la vida o una extremidad”, dijo el martes la organización sin fines de lucro APOPO .

Magawa se retiró el año pasado como la rata olfateadora de explosivos más exitosa jamás entrenada por la organización. Sus cuidadores dijeron que se mantuvo juguetón hasta la semana pasada, cuando se desaceleró y tuvo menos apetito.

Magawa era una rata gigante africana nacida en Tanzania. Con un entrenamiento cuidadoso, él y sus colegas ratas aprendieron a identificar minas terrestres y alertar a sus manipuladores humanos, para que las minas puedan ser removidas de manera segura.

Incluso entre sus hábiles compañeros que trabajaban en Camboya, Magawa fue un olfateador destacado: en cuatro años ayudó a despejar más de 2,4 millones de pies cuadrados de tierra. En el proceso, encontró 71 minas terrestres y 38 artefactos explosivos sin detonar.

En 2020, Magawa recibió uno de los honores animales más importantes de Gran Bretaña.

En una ceremonia virtual , la organización benéfica del Reino Unido PDSA entregó a Magawa su medalla de oro por su trabajo para salvar vidas.

“Esta es la primera vez en nuestros 77 años de historia de honrar a los animales que entregaremos una medalla a una rata”, dijo el presidente de PDSA, John Smith, durante el proceso.

La medalla de Magawa tenía el tamaño perfecto de una rata y cabía en su arnés de trabajo.

Christophe Cox, director ejecutivo y cofundador de APOPO, dijo en ese momento que la organización comenzó a explorar nuevas técnicas de detección de explosivos después de que un análisis descubriera que la detección de minas terrestres era “la parte más costosa y tediosa del problema”.

“Por eso se nos ocurrió la idea de usar ratas, porque las ratas son rápidas. Pueden detectar un área de 200 metros cuadrados en media hora, algo que le llevaría cuatro días a un desminador manual”, dijo Cox en la ceremonia virtual.

Magawa nació en Tanzania en 2014, socializó y se mudó a Siem Reap, Camboya, en 2016 para comenzar su carrera como detector de bombas.

APOPO utiliza métodos de refuerzo positivo que les dan a las ratas recompensas de comida por realizar tareas como encontrar un objetivo o caminar sobre una superficie. Luego se les entrena en la discriminación de olores: elegir olores explosivos sobre otra cosa para obtener una recompensa de comida.

Aunque tienen una vista terrible, las ratas son ideales para ese trabajo, con su extraordinario sentido del olfato y su tamaño: son demasiado ligeras para activar las minas. Cuando detectan una mina, la rascan ligeramente encima, indicándole a su guía lo que han encontrado.

Su recompensa: un plátano.

Cox dijo anteriormente que las ratas han liberado a más de 1 millón de personas del terror de vivir con minas terrestres.

Como dijo APOPO el martes, “Un héroe descansa”.