Adorable pingüino de rescate entra a la ciudad cada dia para obtener pescado de su mercado local

Adorable pingüino de rescate entra a la ciudad cada dia para obtener pescado de su mercado local

Los pingüinos son absolutamente adorables, pero la mayoría de nosotros ni siquiera consideraríamos tenerlos como mascota. Sin embargo, una familia en Japón tuvo una idea diferente, y cuando surgió la oportunidad de rescatar a un pingüino no lo dudaron ni por un momento.

Ver video 👇

La llamaron Lala y probablemente sea la mascota más peculiar que jamás hayamos visto. Lala fue curada y alimentada por una familia japonesa que la rescató cuando quedó atraoada de las redes de unos pescadores. Por lo que la familia lo acogió y lo cuidó hasta que recuperó la salud.

Real TV hizo un breve documental sobre Lulu en 1996 y fue increíblemente interesante, por decir lo menos.

El documental se hizo cuando Lala tenía alrededor de 10 años.

Pasa sus días viviendo en una habitación con aire acondicionado y disfruta deambulando por las calles de su ciudad.

Cuando era pichona la alimentaron con un gotero. Con el paso del tiempo, el ave creció y quiso comida sólida. Sus dueños, los Hishimoto, lograron darle una lección de autosuficiencia.

Además de carismáticos, fieles y expertos buceadores, los pingüinostienen una excelente memoria. Una vez que la llevaron a la pescadería, Lala aprendió el recorrido y pudor ir al mercado sin necesidad de guía alguna.

Su lugar favorito en la ciudad es, por supuesto, el mercado de pescado, le encanta ir allí.

Así que su familia decidió ponerle una mochila y le enseñó a conseguir pescado para ellos también cuando visitara el mercado. Además, todos los habitantes del pueblo de Shibushi se derriten de ternura cuando ven al animal, con tanta gracia, caminar por las calles.

¡A los aldeanos les encantó ver a Lala con su mochila Pingu caminando por las calles de su pueblo!

 

Cuando fue liberada de nuevo en la naturaleza, siguió regresando con la familia, por lo que decidieron adoptarla como mascota y darle un hogar.

Aunque las condiciones eran inusuales para un pingüino, ¡Lala parecía estar feliz y cómodo con ellos!

Desafortunadamente, como este documental fue tomado hace tanto tiempo, Lala falleció, ¡pero su leyenda aún vive!