🎙Noticias

Amputaron Sus Patas, Pero Nunca Dejó De Sonreír

El mercado de carne de perro en países asiáticos es culpable de la muerte de más de dos millones de perros al año. Las historias del sufrimiento de los animales que son son conducidos a este mercado son realmente dolorosas. Un caso especial es el de Chi Chi, una Golden Retriever.

Ver video 👇

Chi Chi es una adorable cachorrita de dos años que fue rescatada por  The Animal Rescue, Media & Education (ARME)  Cuando la encontraron la pobre perrita estaba en un basurero y se encontraba a punto de morir. Sus patas estaban a punto de separarse de su cuerpo, cortado y maltratado.

Luego de hacerle varios cortes, los dueños de una granja de perros en Corea del Sur determinaron que no era apta para ser ingerida, así que decidieron botarla a la basura. Su estado era bastante crítico, pero Chi Chi nunca perdió las ganas de vivir y luchar.

El daño que había recibido era grave, sin embargo los veterinarios decidieron amputar sus piernas, esta acción le salvaría la vida. Tal era la voluntad de vivir que la perrita tenía que tan solo un día después de su cirugía ya se estaba divirtiendo con juguetes.  Nada le impediría disfrutar de su libertad.

Posteriormente a su operación, la organización decidió llevarla a Estados Unidos, para recibir tratamiento especializado, y con suerte un nuevo hogar lleno de amor y cuidados. Afortunadamente,una familia en Arizona estaba dispuesta a ayudar a la adoranle Chi Chi.

Elizabeth y Richard Howell decidieron adoptarla  y proporcionar los tratamientos y cuidados que tanto necesitaba.  La familia vive con tres perros rescatados, y no estaban buscando un nuevo miembro. Sin embargo la conmovedora historia de Chi Chi tocó sus corazones y decidieron darle unhogar.

Durante los primeros meses, las patas de Chi Chi se mantuvieron envueltas en vendajes para brindarle mayor comodidad. Para felicidad de la Golden, los Howell encontraron un especialista en Virginia, quien construyó una prótesis perfecta para sus patitas.

Desde que fue encontrada en el basurero, la vida de Chi Chi ha cambiado drásticamente. Ahora cuenta con un hogar amoroso, padres humanos preocupados y tres hermanos perrunos con quienes, gracias a su prótesis, pude correr y jugar, disfrutando de su nueva vida.