Anciano dijo que no quería perros, pero se rinde a los encantos de un amigo peludo

Anciano dijo que no quería perros, pero se rinde a los encantos de un amigo peludo

Esta es la historia de Pitoco, un perro de raza mixta que entró en la vida de un hombre de 66 años. Meses antes, este señor, que se autodefine como “un viejo cascarrabias” , no quería oír hablar de perros en casa, pero el caso pasó del agua al vino.

viejo-gruñón-se-rinde-y-adopta-un-perro

¿Hay alguien a quien no le gusten los perros? Según Vinícius y Renan Carleto, la respuesta es positiva: su padre Valdir Carleto, no consideró la posibilidad de contar con la compañía de un peludo. Enumeró todas las “desventajas” de tener un perro.

Nada mejor que el día a día. Valdir accedió a recibir a Pitoco, trató de ignorarlo durante unas semanas, pero tuvo que rendirse al encanto, la gracia y la lealtad total del perro. Ahora, el dúo incluso posa para las fotos con camisetas estampadas en los rostros de “amigos para siempre”.

Pitoco y Valdir

Valdir Carleto vive en Guarulhos (SP). Hace unos años, su hijo Vinícius sugirió que su padre adoptara un perro en un refugio; en las redes sociales, Vinícius siempre publica información sobre perros callejeros en la ciudad.

El padre, sin embargo, fue enfático: “No quiero oír hablar de un perro en casa” , fue la dura respuesta de Valdir a su hijo Vinícius, quien no se desanimó y siguió haciendo campaña, junto a su hermano, para que el anciano pudiera encontrar a un compañero de cuatro patas.

“Mi padre es un tipo hosco y gruñón” , dijo Vinícius en una entrevista con The Dodo. Pero el joven puso en práctica una estrategia: hizo que su madre conociera al cachorro que tenía en mente.

viejo-gruñón-se-rinde-y-adopta-un-perro

Después de las presentaciones, Pitoco estuvo a favor de la dama. Desde que conoció al peludo, la anciana se ha enamorado. Solo era cuestión de días para Valdir admitiera la derrota y aceptara al perro traído por el “plan infalible” de los dos hijos.

Pero Valdir no quería seder. Durante unos días, simplemente ignoró a Pitoco, a pesar de que el cachorro puso en práctica todos los trucos y trucos que tiene un cachorro para hacer amigos y ganar aliados.

Pitoco, como hacen todos los grandes amigos, insistió y, poco a poco, la resistencia de Valdir se fue socavando. El cachorro es un verdadero compañero e hizo todo lo posible para aliviar las tensiones que el tutor traía a casa después de un ajetreado día de trabajo. De esta forma, Valdir se enamoraba.

 

Cualquiera que viva con perros sabe que son la mejor forma de aliviar el estrés. No importa el nivel de irritación y fatiga, siempre están disponibles para complacer, jugar, divertirse o simplemente hacer una pausa.

viejo-gruñón-se-rinde-y-adopta-un-perro

Un día, Vinícius llegó a casa y encontró a su padre en el patio trasero. Corría y jugaba con Pitoco de una manera que el niño nunca había visto. “En realidad, no creía que mi padre estuviera tan dispuesto”, dijo Vinícius a The Dodo.

Fueron necesarios tres meses de insistencia, hasta que Valdir Carleto admitió: estaba totalmente enamorado del cachorro. La “rendición” se hizo patente cuando el tutor decidió hacer camisetas para él y Pitoco: en la impresión frontal, los rostros de sus mejores amigos.

El efecto positivo de Pitoco sobre Valdir fue observado por toda la familia. El tutor es más ligero, más relajado, menos malhumorado. Todos los días, cuando regresa a casa, Valdir se toma un tiempo para jugar y divertirse. El perro es un excelente agente terapéutico.

El libro

Hace poco más de un año, Valdir, quien es escritor y editor, lanzó su último trabajo: “Pitoco y el viejo gruñón” . Es la historia de la relación de la pareja y el descubrimiento de la amistad. Como era de esperar, la portada del libro presenta una foto de Valdir y Pitoco vestidos con camisetas en las que se rinden homenaje.

El libro cuenta la llegada de Pitoco a la vida de Valdir, el proceso de acercamiento, el placer de los juegos, paseos y siestas en su sillón favorito. El autor también hace hincapié en narrar la resistencia que se opuso a la convivencia y la refinada técnica del perro para ganarse el corazón del tutor.

“Pitoco y el viejo gruñón” también muestra la repercusión de la foto de los dos amigos con sus respectivas camisetas conmemorativas. La imagen se publicó inicialmente en los periódicos de Guarulhos, ganó sitios y redes sociales y finalmente se viralizó en todo el mundo (la entrevista de Vinícius con The Dodo, por ejemplo, fue accedida por miles de internautas).

El autor donó parte de las ganancias de la venta de libros a dos entidades de Guarulhos que albergan y tratan a los animales sin hogar: El refugio de Lana y la casa de Regina. “Pitoco y el viejo gruñón” cuenta la trayectoria de una amistad que aún tiene muchas historias que contar. .