🌎 Actualidad

Borracho Corta El Hocico De Un Perro – Después El Cachorro Encuentra Una Casa Perfecta

No podemos entender lo que lleva a alguien a maltratar a un animal indefenso. En los Estados Unidos se reportan casi 1.500 casos de abusos de animales cada año. Sin embargo, muchos de estos casos nunca se salen a la Luz. Ese número sólo continúa creciendo y un perro, rescatado de las Filipinas, conoce bien esa realidad.

Los equipos de rescate dicen que Wacku, de siete años, pasó cinco años en un refugio después de sufrir un terrible ataque en 2012. Un hombre borracho cortó de forma violenta la mayor parte de su hocico con un machete.

Instagram

Pero el perro logró sobrevivir esperando el día en que alguien lo adoptara. Después de esperar cinco años, el grupo estadounidense de protección de los animales Camino perros de rescate, escuchó la historia de Wacku. Su fundadora Nikki Carvey viajó unos 12 mil kilómetros para acoger al perro y llevarlo a Estados Unidos.

Afortunadamente, una residente de Oregon, Liesl Wilhardt, vio un vídeo sobre el patudo y al instante se enamoró de él.

 

El cachorro estaba cuidando el triciclo de su propietario cuando un hombre borracho con un machete cortó brutalmente la mayoría de su hocico.

Pero el perro resistente se abrió paso, esperando el día en que alguien abriera su corazón y lo adoptara.

Como directora de la fundación, Liesl trabaja con cachorros que nadie quiere por su apariencia. El año pasado, la organización rescató a un perro llamado Picasso, que nació con una deformidad facial, que hace que su hocico caiga a la izquierda.

Ella sabía que Wacku encajaría muy bien con Picasso y los otros ocho cachorros que viven en su casa. “Picasso y Wacku son perros excepcionalmente tranquilos, tolerantes y sociales. “Ellos no perciben las diferencias físicas el uno del otro.”, Explicó la mujer.

Instagram

Wacku se está adaptando bien a su nueva vida.

 

El caso extremo de Wacku llevó a legisladores en las Filipinas a hacer cambios en las leyes de bienestar animal, incluyendo multas y fuertes sentencias para los agresores.

“Afortunadamente Wacku todavía tiene la lengua después del ataque. Es capaz de comer, y aunque haya perdido la nariz, tal vez todavía pueda sentir el olor”, explicó la mujer.

A pesar de todo lo que sufrió, este perrito es un luchador y ahora está en buenas manos. Está recibiendo todo el amor y cariño del mundo.

Fuente: elevable