Sin categorizar

Cachorrito encontrado con el hocico pegado con cinta, le agradece al hombre que lo salvó

Envía la foto o video de tu mascota!

Bob Hoelter se ha preguntado muchas veces si alguna especie intervención divina estuvo presente en una noche de invierno en Griffith, Indiana. Porque si no hubiera decidido caminar 2 millas a su tienda local esa noche, las cosas podrían haber sido muy diferentes. «Suelo conducir, pero esa noche decidí que necesitaba algo de ejercicio «, dijo Hoelter a The Dodo.

El perro cuya boca fue tapada con cinta es tan feliz que estos hombres lo encontraron

Cuando Hoelter cruzó un puente, escuchó un ruido. Él se detuvo, luego lo escuchó de nuevo. Era el gemido más triste y desconsolado que venía de abajo. «Estaba mirando el agua y la tierra, pero no veí nada, pero lo seguía escuchando», dijo. «Caminé de regreso, por la tierra, caminé alrededor y miré alrededor».

Los gritos continuaron desde la oscuridad debajo del puente. Decididó a ayudar, así que se arrastró sobre sus manos y rodillas por la alcantarilla, completamente inseguro de lo que iba a encontrar. Todo lo que sabía era que alguien lo necesitaba.

«Saqué mi linterna porque siempre llevo una linterna conmigo», dijo Hoelter. «Llegué al fondo. ¡Finalmente lo vi!

Hospital de animales Griffith

Y allí, mirando a Hoelter, había un cachorrito muy pequeño, tembloroso y asustado. Pero Hoelter no podía creer lo que vio después: el hocico del cachorro estaba cerrado con cinta adhesiva. «Fue como, ‘Oh, h * p», dijo Hoelter.

Hoelter sabía que tenía que actuar rápidamente. El hospital de animales Griffith no estaba muy lejos, y esperaba que aún estuviera abierto. «Lo puse en mi chaqueta mientras retrocedía, me arrastré y comencé a llevarlo al hospital de animales», dijo.

Hospital de animales Griffith

Pero el momento en que Hoelter entró por la puerta de la clínica, sosteniendo al cachorro, es algo que Lori Kovacich, gerente de Griffith Animal Hospital, nunca olvidará. «Me levanté muy rápido de mi silla y en medio segundo ya están en el vestíbulo para atenderlo», dijo Kovacich a The Dodo.

Horrorizada, Kovacich agarró al cachorro y lo llevó al personal veterinario. Se movió tan rápido que nunca tomó el nombre y el número de Hoelter. «Creo que tuve una visión del túnel», dijo. Hoelter, feliz de que el cachorro estuviera en buenas manos, regresó a su destino original, la tienda.

Hospital de animales Griffith

De inmediato los médicos veterinarios comenzaron a revisarlo. Estaba demacrado y su piel estaba severamente complicada por la cinta. Ellos estiman que la cinta estuvo en su hocico durante días.

Retiraron la cinta y le pusieron inyecciones con antibióticos y ungüento durante 4 meses. Luego lo pusieron en una cama con mantas y peluches.

Hospital de animales Griffith

Cuando lo revisaron descubrieron que el cachorro también tenía una pierna rota y requeriría cirugía. Creen que alguien lo tiró del puente cuando había poca agua, así que aterrizó en la el suelo.

La radiografía del cachorro |Hospital de animales Griffith

Kovacich, estaba tan molesta por la condición del cachorro, publicó en la historia en la página de Facebook del hospital de animales: «En mis 30 años de trabajo aquí, nunca pensé que vería esto … en la vida real». Su publicación llamó la atención de muchos residentes locales, incluida Mary Witting. Ella y su esposo Doug, son clientes desde hace mucho tiempo de la clínica veterinaria.

Recientemente la pareja perdió a su querido perro y había jurado que no iban a tener otro tan pronto, hasta que leyeron la triste historia del cachorro. «Pensé, ‘Esa linda carita, él me necesita. Puedo darle amor las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y lo necesito», dijo Witting a The Dodo. Los Wittings fueron a su encuentro, al instante se enamoraron y decidieron adoptarlo. Lo llamaron Louie.

Mientras Kovacich y los Wittings estaban encantados con el futuro de Louie, el hombre que había salvado a Louie seguía siendo un misterio. Kovacich se lamentó por no pedir su número.

Luego ocurrió otro giro increíble del destino: la sobrina de Hoelter vio la publicación en Facebook sobre Louie y ayudó a reunir a todos con su tío.

Bob Hoelter (izquierda) con Louie y Mary Witting |Hospital de animales Griffith

Pero durante la emotiva reunión, el asistente más emocionado resultó ser Louie, quien reconoció a su héroe. «Estaba asombrado porque no creía que se acordara de mí», dijo Hoelter. «Lo sentaron y corrió hacia mí».

Louie le dio a Hoelter mucho amor y besos.

Hoelter dijo que está encantado de que Louie tenga un nuevo y maravilloso día hogar.

Mary Witting

Pero lo que aún atormenta a Hoelter es lo que podría haber ocurrido si hubiera ido a la tienda la noche en que encontró al cachorro, en lugar de caminar, nunca habría escuchado los gritos de ayuda de Louie.

Está agradecido de que el hospital de animales aún estuviera abierto cuando llegó, y todos los que estaban dentro estaban dispuestos a ayudar. Las estrellas parecían alinearse.

Hospital de animales Griffith

“Me hace pensar que Dios tiene un propósito para todos, para ser honesto contigo. «Todos tenemos nuestro llamado», dijo Hoelter. «Voy a tener que caminar más a menudo, pero no quiero encontrar más perros debajo del puente».

Fuente

Envía la foto o video de tu mascota!