📆 Noticias

Chucho, el oso de anteojos que no volverá a su hábitat natural y permanecerá en un zoológico

Chucho es un oso de anteojos que vive en el zoológico de Barranquilla Colombia, su abogado pedía que fuera liberado, pero la Corte Constitucional llegó a una decisión de fondo sobre el asunto. Pese a que el alto tribunal determinó que los animales no son sujetos de derecho, sino objetos de protección constitucional.

Archivo

La Corte Constitucional decidió que el oso de anteojos no tiene derecho a la libertad a través de un habeas corpus y deberá permanecer en el cautiverio de un zoológico de Barranquilla. Pese a los esfuerzos del abogado animalista para que sea enviado a un santuario la decisión falló en su encontra.

Así es la vida de 'Chucho', el oso de anteojos

Chucho nació hace 25 años en la reserva natural de La Planada, Nariño, y desde entonces su vida ha sido en cautiverio. Su más reciente hábitat ha sido el Zoológico de Barranquilla. Sin embargo, antes de llegar ahí, el abogado Luis Gómez Maldonado interpuso un recurso de habeas corpus para buscar su libertad inmediata. Aunque la Corte Suprema de Justicia le había concedido la libertad, 20 días después algunos magistrados retrocedieron la decisión y el oso continuó en cautiverio en Barranquilla.

El oso Chucho pasará el resto de su vida en el zoológico de Barranquilla. Foto: Colprensa

Luego de la decisión, el gobierno señaló que el Congreso ya ha establecido ciertos mecanismos para la protección de los animales, como la acción popular o los tipos penales que establecen el maltrato animales. De esta manera determinaron que el oso Chucho está en edad avanzada y no tiene la capacidad de conseguir su propio alimento ni defenderse de otros animales que en libertad pudieran atacarlo.

Oso Chucho

Casi todos los expertos que intervinieron en la audiencia pública estuvieron de acuerdo con que el oso andino permaneciera en el Zoológico de Barranquilla, ya que si se traslada hasta la Reserva de Río Blanco, en Manizales, su vida corre peligro.