Noticias

Dos leones fueron rescatados de un circo, sólo para ser asesinados por cazadores

La asociación Animal Defenders International, hizo todo lo posible para mejorar las vidas de Liso y José, dos leones rescatados que habían sido sometidos a crueles maltratos en un circo de Sur América.

Estos leones marcados por la violencia eran ancianos y muy cariñosos. De esta forma tocaron el corazón de cientos de personas que decidieron ayudar. Al ser rescatados, se descubrió que los leones padecían de daño cerebral, a causa, probablemente, de los golpes que habían recibido en su cabeza durante los años que vivieron en el circo.

Los leones no podían calcular las distancias, por lo que a José y Liso se les construyó un recinto especial en el santuario natural de Emoya, una reserva privada de 5000 hectáreas en la norteña provincia de Limpopo.

Para mejorar sus condiciones fueron puestos a bordo de un avión con destino a África del Sur. El Lugar conocido como el Santuario del Gato Grande Emoya, era todo lo que podrían haber imaginado!

Habían suficientes espacios naturales y podían correr en libertad. Lo más importante es que estaban en un lugar seguro.

Liso

Liso, rescatado de un circo

Los leones tenían marcas físicas de su terrible experiencia y habían logrado sanar sus heridas y tener una vida maravillosa llena de paz y abundancia.

Por desgracia estos animales siempre están en la mira de cazadores furtivos y lo que parecía un lugar seguro se convirtió en el mas triste final.

En medio de la noche, los cazadores entraron a el Santuario del Gato Grande Emoya, para tomar la vida de 33 leones rescatados, entre estos los dos leones que venían de América del Sur.

José y Liso fueron encontrados decapitados, sin patas, ni cola, ni piel. Las autoridades policiales que vienen investigando el cruel caso mantienen la hipótesis que fueron asesinados para utilizar sus miembros en rituales.

 

José

José, rescatado de un circo

Durante su tiempo en el santuario, se transforman de animales asustados y agresivos a los mejores amigos que veían una sobre la otra y siempre dormían juntos. Ellos estaban deseando muchos años juntos cuando sus vidas fueron cruelmente truncadas por un acto de pura malicia.

 

José y Liso eran los mejores amigos

José y Liso eran los mejores amigos

Los ataques a los santuarios de todo el mundo están aumentando – los animales son objeto de ataques. “Los leones son nuestra familia. No vamos a renunciar hasta que se haga justicia para José y liso “, expresó uno de sus cuidadores.

 

Fuente