🐶Perros

Durante una boda, perro salta a la piscina y elige el vestido de novia para secarse

Envía la foto o video de tu mascota!

Han pasado casi 3 semanas, luego de planear una boda y asegurarse de que todo fuera perfecto. La novia Savannah Bordeau estaba lista para casarse con su futuro esposo. Familiares y amigos se reunieron para la ceremonia, y por supuesto, el perro de la novia, llamado Finn, también estuvo allí para el gran momento, incluso se vistió para la ocasión. Pero entonces, algo más llamó su atención.

Donde se relizó la boda, había una piscina, una tentación refrescante para un perro como Finn que ama el agua. A pesar de la gran gala y lo adorable que estaba para la ocasión, simplemente no podía resistirse.

Cuando comenzó la ceremonia y su madre comenzó a caminar por el pasillo, el perro se levantó de su puesto.

«Vi por el rabillo del ojo a Finn caminar hacia la piscina», dijo a The Dodo. «Se quedó allí parado y miró por unos segundos hasta que decidió que se zambulliría».

La decisión de Finn de nadar en ese momento fue solo una distracción temporal, provocando una pequeña risa de la multitud. La boda procedió según lo planeado.

«Todos lo dejaron hacer lo que quería en ese momento», dijo Bordeau.

Pero entonces no fue tan fácil ignorar a Finn.

Después de algunas vueltas en la piscina, Finn había tenido suficiente, salió de la piscina y se unió a la ceremonia, y fue entonces cuando las cosas realmente salieron mal.

«Decidió salir y abanicarse con los padrinos de boda», dijo Bordeau. «Luego corrió a través de un macizo de flores y terminó envuelto en mi vestido».

Sucio y húmedo, Finn había hecho lo impensable: eligió el impecable vestido blanco de Bordeau como el lugar para secarse.

Finn dejó su huella, y parecía bastante orgulloso de sí mismo por ello.

Nada de esto era parte del plan: el feliz baño del perro, la inmersión de los padrinos de boda o la decisión de ensuciar el vestido de su madre durante la ceremonia. Pero Bordeau y el novio se anudaron de todos modos, por supuesto.

Pero la evidente juerga de Finn hizo que un día ya memorable fuera aún más memorable. Con un perro nunca se sabe lo que puede pasar, y eso es lo que lo hace tan especial. «Honestamente, no cambiaría nada», dijo su madre.

Fuente: Catioro reflexivo

Envía la foto o video de tu mascota!