🌎 Actualidad

El último deseo de este indigente con cáncer terminal: un hogar para su mascota

 

A veces, una historia puede ser trágica y reconfortante a la vez. A continuación una de esas historias.

Cliffoed James Herbert ha dado a su perrita, Baby, en adopción. Su nueva familia le dará una vida con la que muchos perros solo pueden soñar. Desafortunadamente, su dueño, un hombre que vive en las calles, no estará ahí para compartir esa vida.

La historia de Herbert y Baby se hizo popular hace un mes, cuando una maravillosa mujer llamada Jenine-Lacette DShazer notó a esta pareja acurrucadas en una acera fría en Fresno, California. DShazer tomó lo que tenía en el auto, una manta, comida para gatos y un rollo de papel higiénico, para ofrecérselo al hombre.

Herbert, de 60 años de edad, se mostró muy agradecido y empezó a abrirse con DShazer. Resulta que el señor es un antiguo granjero que también tuvo un taller mecánico. Después de una operación del corazón y una traqueotomía de emergencia en 2008, Herbert quedó discapacitado y eventualmente perdió su empleo.

Mientras vivía en las calles, Herbert rescató a Baby de un hombre que la golpeaba con una linterna. Esta pareja se volvió inseparable y se protegieron el uno al otro del peligro y del frío extremo.

Luego, Herbert reveló la parte más descorazonante de su historia: fue diagnosticado con cáncer de hígado que se esparció hasta llegar a su cerebro. Su condición es incurable y se estima que solo le quedan seis semanas de vida. Pero en vez de pensar en sí mismo durante esos momentos aterradores, su única preocupación es Baby y qué será de su vida cuando él ya no esté.

DShazer se conmovió tanto con la historia de Herbert que creó una página en GoFundMe para ayudar a este par a quedarse en un motel hasta que hicieran los arreglos del caso para Baby.

Para el día 11 de enero, la págin ahbía recudado más de $25.000. ¡Qué increíble! Con ese dinero, Herbert y Baby fueron trasladados a un motel más seguro y acogedor, y Baby fue esterilizada, vacunada, desparasitada y se le instaló un microchip.

El veterinario determinó que Baby está sorda y sufre problemas de la vista, pero esos son inconvenientes pequeños que no podrán detenerla. Es una perra feliz, saludable, amigable y llena de amor, gracias al cuidado y la protección que recibió de Herbert.

Cada vez era más difícil para Herbert cuidar a su mascota, así que Baby fue adoptada por una familia nueva más pronto de lo esperado. Los Walker tienen más perros, mucho espacio para jugar y una hija humana para que Baby no se sienta sola y pueda jugar. Herbert está muy feliz y agradecido, pues sabe que su perra ha encontrado un lugar donde la cuidarán mucho.

El mundo será un lugar más triste sin Clifford James Herbert, pero su historia ha inspirado a cientos de personas. Gracias a DShazer, a todos los que donaron para la causa y a la familia Walker, Herbert podrá pasar sus últimos días en paz, sabiendo que su hermosa Baby estará segura y recibirá mucho amor.

Fuente