Noticias

Enfermera Veterinaria Envenena A Su Propia Perra Para Llamar La Atención

Georgina Bretman, enfermera veterinaria de una clínica, fue considerada culpable por haber deliberadamente envenenado su propia perra! Al parecer, la mujer inyectó insulina a su mascota para provocarle convulsiones en numerosas ocasiones y así poder llevarlo a la clínica privada en la que trabajaba.

Todo parece inficar que le inyectaba a su cocker spaniel insulina que le provcaba convulsiones. El daño fue tan severo, que existía el riesgo de que el perro de tan sólo dos años acabara en coma o muriera.

Los veterinarios en la oficina donde Bretman trabajaba quedaron desconfiados cuando ella continuó trayendo a su perra para el mismo tratamiento de emergencia. Ella sufría de síntomas misteriosos que levantó sospecha entre los funcionarios y médicos.

No hubo otro motivo para que la enfermera perjudicar a su mascota, a menos que tenga un déficit de atención. Bretman fue considerada culpable de inyectar intencionadamente a su perra, Florence, con insulina.

Sucedió tantas veces que en una de las veces el jefe dio a Bretman una noche de descanso, entonces predijo sin equivocarse, que en pocas horas el perro se enfermaría repentinamente y volvería requiriendo un tratamiento de emergencia.

Durante un juicio que se ha celebrado en Glasgow, Georgina Bretman ha sido condenada por causar un sufrimiento innecesario a su perrita.

 

Herd dijo que tomó muestras de sangre para enviar a la Escuela Veterinaria de la Universidad de Glasgow para pruebas. Bretman se ofreció a traer las muestras, pero ninguna muestra llegó.

 

Bretman fue despedida y el incidente fue reportado a la SSPCA. Más tarde fue acusada de causar sufrimiento innecesario al animal. La mujer continuó negando la acusación e insistió que ella siempre amó a su perro y cuidó muy bien de él.

Afortunadamente el perro fue incautado y se le buscó otro hogar después de que se descubriera la forma de actuar de esta enfermera veterinaria.

El próximo mes se conocerá la sentencia para esta maltratadora. Se enfrenta a una pena máxima de una multa de 20.000 libras y un año de cárcel.

Fuente: I Love My Dog