🌎 Actualidad

Enternecedor Momento En Que La Abuelita Con Alzheimer Recibe Una Sorpresa

El Alzheimer es una terrible enfermedad, afecta no sólo a quien la sufre si no  también a las personas que se encuentran a su alrededor, los familiares notan el desvanecimiento de las facultades y lucidez de la persona que aman. Este es es el caso de la abuelita de esta historia.

Ver video 👇


Su familia ha sufrido mucho al presenciar la enfermedad en su abuela , una mujer quien una vez fue una mujer enérgica la cual ha ido perdiendo sus capacidades. El estar en casa siempre, le afecta mucho y ha ido entristeciendo. Sin embargo, encontró alivió en colorear dibujos.

Afortunadamente, esta abuela cuenta con una cariñosaa familia que jamás la ha dejado sola “Cuando amas a alguien con Alzheimer, incluso cuando olvida cosas o personas, tu presencia es importante. Tienes que permanecer presente, y eso es lo que tratamos de hacer” expresó su nieta.

Su esposo se ha dedicado a atenderla a diario, asegurándose de que haga sus comidas, tome sus medicamentos y los cuidados necesarios para ella. El abuelo es una muestra increíble de amor y paciencia, al transformar su rutina para cuidar a diario al amor de su vida.

Sin embargo, a pesar de su profundo amor, había algo que se negaba a aceptar. Y eso era un perro, durante toda su vida, incluso antes de recibir el diagnóstico la abuelita había deseado tener un cachorro como mascota, pero el abuelo de la familia no estaba de acuerdo con ello.

Pero un día luego de mucha insistencia, la familia logró convencerlo “¡Creo que finalmente se dio cuenta de que el cachorro no solo consolaría a mi abuela, sino que también le daría algo de compañía!” dijo la nieta de ambos, feliz de haber logrado convencer al abuelo.

Cuando finalmente recibieron la aprobación, comenzaron la búsqueda del peludo perfecto y lo encontraron. Finton, es un perro rescatado, el pqueño tiene un gran parecido con la mascota que el abuelo tenía en casa cuando era joven.

La familia realizo todo el proceso de adopción en secreto, querían cumplirle el sueño de tener un perro. “Pensamos que se merecía ese momento de inocencia infantil de descubrir que tienes una nueva mascota.”

El momento en que la abuela recibió el perrito fue realmente emotivo para todos, la abuelita no pudo evitar llorar al ver que su deseo estaba finalmente cumplido. Preguntándose si realmente era su perro y diciéndole que lo había estado esperando toda su vida y después de tanto tiempo ahora estaba él allí.

Finton llegó a su vida y los dos se han dado amor y cariño incondicional desde entonces.

Fuente:Lovewhatmatters