🌎 Actualidad

Esta perrita mayor está CIEGA y fue condenada a morir. Ahora encontró todo el amor que merece

 

Cuando eres una perra ciega de 18 años y te hospeda un refugio de alta tasa de sacrificio, la vida puede ser completamente aterradora. La pobre Muneca sabe exactamente lo que se siente, pero cuando parecía que no quedaba esperanza a la que aferrarse, una persona cambió su vida al adoptarla.

John Hwang tomó una fotografía de Muneca junto a Elaine Seamans, quien ha sido voluntaria del Centro de Cuidado Animal Baldwin Park de Los Ángeles. El hombre fue a la perrera para tomar fotos y consiguió retratar el ahora famoso abrazo.

“Cuando llegué al refugio, Elaine sostenía a la perra”, afirmó Hwang. “Y ella estaba aferrada a su humana”.

La imagen fue publicada en redes sociales, y no es difícil darse cuenta de por qué se volvió un fenómeno viral al instante. Sin embargo, la foto no es lo verdaderamente impresionante: lo asombroso del caso es que la fotografía conmovió a tanta gente que ayudó a Muneca a salir de su refugio de la muerte.

Al decir verdad, Muneca estuvo en el refugio solo dos días. La fotografía inspiró a la Fundación Frosted Faces a rescatarla. Fue sacada del refugio y así, una perrita que parecía no ser querida, disfrutaba de una fila de gente ansiosa por ayudarla. Eventualmente fue adoptada por Amy Gann.

“Consideramos a muchas personas y hablamos con todas sus referencias”, confirmó Kelly Smíšek, directora ejecutiva de Frosted Faces. “Fuimos a los hogares de varios padres en potencia. Y cuando al fin aprobamos a alguien y pude conocerla, me puse nerviosa. Lo único que podía pensar era ‘ojalá haya elegido a la persona adecuada’, y de inmediato supe que así había sido. Estoy feliz de que la perrita tenga un hogar tan hermoso”.

¡Gann y su familia adoran a Muneca! Todo indica que esta pequeña bolita de amor podrá crear muchos recuerdos asombrosos con su nueva familia, y aprovechará toda oportunidad para hacer cosas realmente geniales con sus padres humanos. Puede que no sea la perrita más joven del mundo, pero Gann y su familia no permiten que esto sea un impedimento para disfrutar el tiempo que tienen juntos.

Fuente