Noticias

Gato Callejero Invade El Tercer Grado Y Decide Que Nunca Se Irá

Un día sin que nadie supiera nada, apareció un gato llamado Tombi a una escuela pública en la ciudad de Izmir en Turquía. Mientras que la mayoría de los gatos callejeros pueden estar estresados ​​con la presencia de humanos, especialmente cuando se trata de niños súper energéticos, Tombi fue muy amigable y parecía no tener miedo de nada.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Él simplemente se cerco a los niños para pedir abrazos y por supuesto mucho cariño. Sin embargo, esto no fue suficiente para el gatito … Él decidió ir mucho más lejos que los jardines de la escuela!

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Después de unas semanas, Tombi decidió invadir las clases. “Él llegó a nuestro aula.”, Dijo Özlem Pınar Ivaşcu, la profesora. “A los niños les gustó mucho.”

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Tener un gato en el aula puede ser una gran distracción para los alumnos, pero de acuerdo con la profesora, ocurrió exactamente lo opuesto.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

En realidad, los niños quedaron muy entusiasmados y felices de ir a las clases para ver a su nuevo amigo. Antes y entre las clases, los alumnos solían correr en el recreo, pero con la presencia de Tombi, se volvieron mucho más enfocados y hasta ansiosos por la hora de entrar al aula.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Los niños comenzaron a llegar temprano para cuidar del gato y eso traía algo positivo para sus vidas.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Esto también fue muy positivo para Tombi, pues consiguió un lugar para dormir con total seguridad!

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Sin embargo, Özlem llevó el felino al veterinario para esterilizarlo y cerciorarse de que estuviera sano.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

Todo estaba a las mil maravillas, pero desafortunadamente, un padre descubrió que el gato estaba “invadiendo” las clases y denunció el caso. La administración pidió a Özlem que enviara al gato lejos, dejando a los niños desolados.

“Encontramos una casa para Tombi y se quedó allí por tres días, pero él no estaba feliz. Él dejó de comer. “, Dice Özlem. “Entonces, lo llevé a mi casa, pero aquí tampoco estaba feliz.” Los niños llegaron al punto de enviar cartas y dibujos para animar al gatito.

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

En desesperación, Özlem decidió exponer su situación en las redes sociales y la profesora recibió mucho apoyo.

“He recibido apoyo de muchas personas, incluyendo a mi director de educación en Izmir.”, Dijo la profesora. Incluso el padre del estudiante reflexionó sobre su posición y pidió que el gato volviera a clase. La administración de la escuela aceptó y Tombi logró volver cerca de sus amigos. ¡Qué buena noticias!

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

¡Ahora, todos están muy felices!

Facebook – Özlem Pınar Ivaşcu

¿Quisieras tener un gato en tu clase?

Fuente: Animaals