Gato compasivo consuela a su amiga perruna durante una tormenta

Gato compasivo consuela a su amiga perruna durante una tormenta

Como dueños de mascotas sabemos que las tormentas eléctricas pueden ser algo muy aterrador para nuestras mascotas. Con frecuencia se asustan con los ruidos fuertes y repentinos. Todo lo que podemos hacer en esos momentos es consolarlos y asegurarnos de que estén bien. Perol, para esto la mejor medicina puede ser un amigo peludo.

Sin embargo, cuando las cosas se ponen pesadas, no hay nada mejor que tener un buen amigo que siempre estará a tu lado para consolarte y apoyarte en los momentos difíciles. Tal fue el caso de una perrita llamada Moose y su mejor amigo gatuno Marvin.

Mary Barnes, la madre de los dos animales, rescató al gatito hace seis meses. Cuando trajo a Marvin a casa, esperaba que el valiente gatito se hiciera amigo de su perrita Moose de 7 años. “No sabía cómo se llevarían Moose y Marvin porque Moose nunca había interactuado con gatos, pero ella es la chica más dulce y gentil, así que tenía fe”, dijo Barnes a The Dodo.

“Rápidamente se convirtieron en mejores amigos”, agregó. “Marvin es felino que tiene la personalidad de un perro, así que duermen y juegan juntos todo el día”. Las dos mascotas estaban felices y seguras hasta que su humana se mudó a un apartamento en el centro de Detroi. Comenzó a notar que Moose era sensible a los ruidos fuertes. Siempre que el perrito escuchaba fuegos artificiales o tormentas eléctricas, buscaba un lugar para esconderse que fuera lo más seguro posible.

“Trato de darle golosinas y mantenerla ocupada cuando hay tormenta, pero por lo general termina yendo al baño y escondiéndose en la ducha”, dijo Barnes. “Ella siempre está escondida en la ducha, es su lugar seguro”. Aunque Moose y Mavin son los mejores amigos, la mujer nunca esperó que el amoroso gato se acercara y consolar a su nerviosa amiga durante las tormentas eléctricas.

“Anoche fue la primera tormenta realmente grande y larga que tuvimos en Detroit desde que Marvin estuvo con nosotros”, dijo Barnes. “Tenía mucha curiosidad y estaba preocupado por su hermana mayor”. Estaba claro que el gato sabía que su amiga estaba pasando un mal rato y no la dejaría sola.

“Él iba y venía con ella en la ducha para cuidarla”, dijo Barnes. “¡Distrajo a Moose de la tormenta un poco porque ella se inclinó para darle besos!” Finalmente, la tormenta pasó y los dos animales rápidamente volvieron a jugar y relajarse juntos. Una prueba más de los perros y gatos pueden ser muy compatibles y amorosos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.