Noticias

Cerdo Recorrió Kilómetros En busca de Ayuda, Ahora Cae Rendido Ante Los Brazos De Su Salvador

Un adorable cerdito fue encontrado corriendo por una carretera en Carolina del Norte, Estados Unidos. El animal había corrido por más de 500 kilómetros, huyendo de unos perros que le habían atacado. Finalmente, una persona sintió compasión por el animal y llamaron a las autoridades.

Ver video 👇

Agentes de policía cerraron el tráfico para evitar que fuese golpeado por un carro, mientras llegaba Control de animales. Finalmente, llegaron los oficiales y le trasladaron al refugio de animales del Condado de Orange para atender sus heridas que no paraban de sangrar. Sin embargo, no contaban con los recursos para sus cuidados.

Toby Cerdo Herido

Fue entonces cuando contactaron al santuario Blind Spot Animal Sanctuary. donde sería recibido por los encargados Alesja y Alex Daehnrich. Sorprendentemente, desde el primero momento que Alex y Toby, el cerdo, establecieron contacto fue evidente que había una especial conexión entre ellos.

Apenas Alex se sentó junto al herido animal. Toby aliviado apoyó su cabeza en la pierna del hombre que le trataba con preocupación. Los Daehnrich supieron de inmediato que querrían quedarse con Toby y brindarle todos los cuidados que necesitara. Sin embargo, las leyes del estado no lo permitirían.

Toby Cerdo Herido

En este estado, las leyes disponen que los animales de granja que lleguen a los refugios deben ser subastados a cualquiera que pueda comprarlos, incluso si serán usados sólo como alimento. Alex y Alesjia resignados, trasladaron a Toby al santuario para brindarle los cuidados necesarios y comenzar su recuperación.

Toby Cerdo Herido

Para ser subastado, Toby debía estar en perfectas condiciones. Su recuperación no fue fácil, ya que las heridas eran grandes y profundas, además tenía con una infección bastante avanzada. Al examinarlo se dieron cuenta de que el cerdo estaba castrado y tenía un anillo en la nariz, lo que indicaba que era un animal de granja.

Toby Cerdo Herido

Pronto, Toby amó el santuario, disfrutaba la compañía de los Daehnrich y de otros cerdos que vivían allí, Emma y Baby. Cuando finalmente llegó el día de la subasta, los cuidadores recibieron una excelente noticia, nadie pujó por Toby, por lo que podían adoptarlo legalmente y convertirlo en uno más de su familia.

Finalmente, esta historia tuvo un final feliz y Toby pudo quedarse junto a Alex, su mejor amigo y expresar a diario su agradecimiento.