🌎 Actualidad

La historia detrás de “Dumbo”, el elefante que inspiró a Disney

La historia de este personaje que inspiró a Disney sobre un pequeño elefante volador es mucho peor de lo que se puede ver en la película. Su verdadero nombre era Jumbo y fue capturado en África cuando era tan solo un bebé. En 1865 fue llevado a un zoológico en Londres, donde se convirtió en una gran atracción para los visitantes, pero en las noches padecía de ataques de furia que eran tan terribles que terminaba destruyendo sus propios colmillos.

Jumbo tenía que llevar todos los días a cientos de personas en su lomo. Richard Thomas, arqueólogo de la Universidad de Leicester en Reino Unido, encontró en sus caderas una superposición inusual de capas de hueso nuevo y viejo. “Son señales de lesiones que su organismo intentaba reparar”, señaló Thomas en un documental realizado por la BBC.

Pero no solo tenía problemas en sus caderas, ya que en sus rodillas se podían ver un increíble desgaste para un elefante de su edad, lo que pudo ser increíblemente doloroso. Todo esto como consecuencia del peso que debía cargar, para pasear a los grupos de visitantes.

Según las investigaciones, se dice que su cuidador, Matthew Scott, le daba whisky para calmar su intenso dolor.

Luego de 16 años, el zoológico de Londres, decidió que Jumbo podría convertirse en una amenaza para el público y decidió venderlo a PT Barnum, un circo estadounidense en 1882.

Lo único bueno para Jumbo en que su vida tuvo un cuidador que se convirtió en su único y verdadero amigo, Matthew Scott, su cuidador. El cariño que surgió de dicha relación fue tan fuerte que Jumbo era incapaz de mantenerse alejado de Scott. Durante sus ataques era capaz de destruir todo su paso, menos de lastimar a su cuidador.

Algunos relatos señalan que su fiel cuidador, Matthew Scott, solía dar whisky al elefante para calmarlo de sus inmensos dolores por las noches. Pero la ingesta de alcohol y pasteles para alimentarlo causaron un gran daño en sus colmillos, lo que le ocasionaba dolores terribles, al punto de que él mismos quiso quitarselos por completo.

Jumbo era muy popular entre los niños, incluyendo los hijos de la Reina Victoria. Foto: Wiki Commons

Hay una estatua de Jumbo en St Thomas, Ontario, la localidad canadiense donde falleció. Foto: Wiki Commons.

Jumbo era más alto que un elefante africano normal que suelen medir 2,84 metros. Su altura era de 3,45 metrosdesde del hombro al piso.

Entre las muchas fotografías y grabados que alberga hay uno que llamó especialmente la atención de Attenborough.

En la imagen se ve a Jumbo sin vida, luego de la colisión con el tren y en su cadera se ven marcas profundas.

La tragedia terminó a los 24 años en 1885, en Saint Thomas, cuando el circo estaba listo para partir a su siguiente destino y solo faltaba la gran estrella Jumbo y un bebé elefante de nombre Tom Thumb, pero cuando estaban a punto de subir al vagón, una locomotora perdió el control e iba a impactar al pequeño Tom, pero Jumbo se atravesó ariesgando su vida por él.

El esqueleto en el Museo de Historia Natural de Nueva York no tiene fracturas, por lo que los científicos concluyeron que Jumbo murió de sangrado interno.

Ver video👇


Fuente: BBC