Noticias

La Iban A Cambiar Por Un Iphone, Pero Fue Rescatada A Tiempo

Historias como estas -que suceden todos los días- me parten el alma. Perritos son abandonados a diario por sus dueños y no podemos hacer mucho porque probablemente es difícil presenciar alguno de esos actos terribles. Sin embargo, estas personas fueron afortunadas y estuvieron en el momento y lugar preciso para poder cambiar el destino de esta pequeña perrita.

Los dueños de esta cachorra ya no sentían amor por ella. Y como querían un Iphone, encontraron la forma perfecta de deshacerse de ella y obtener un celular nuevo: iban a intercambiarla.

Todo comenzó con un anuncio en Facebook que leyó a principios de este mes una amiga de Emma Haswell, fundadora y directora de Brightside Farm Sanctuaryen Australia.

Brightside Farm Sanctuary

Haswell, que rescata perros y animales de granja muy seguido, no se sorprendió demasiado con el anuncio, ya que ve otros similares bastante seguido. Sin embargo esta vez fue la primera que supo de alguien que quisiera cambiarlo por un teléfono.

“Me entristeció que estuviera en esta posición de no tener valor como ser vivo“, dijo Haswell. “Comúnmente, estos cachorros se compran y luego se anuncian nuevamente para su venta semanas después“.

Para empeorar la situación, la cachorrita era muy pequeña, sólo tenia 14 semanas.

Brightside Farm Sanctuary

Decididas a arruinar el negocio, la amiga de Haswell no perdió ni un minuto y se puso en contacto con el vendedor para preguntarle por el cachorro. Si bien tuvo que dar algo de efectivo para recuperar a la perrita, se negó a pagar el precio completo de un Iphone.

Una vez que Possum, la cachorra, estuvo a salvo, Haswell la vacunó y esterilizó para que estuviera lista para encontrar una familia, una de esas que darían la vida por ella.

Por suerte, no tuvo que esperar mucho. La primera familia que conoció se enamoró perdidamente de ella y decidió adoptarla.

Brightside Farm Sanctuary

“Ahora es tan adorada”, dijo Haswell. “Adora al pequeño niño de la familia. Tan pronto como la vio, la llamó “mi cachorra”. Además adoptaron a otro cachorro, pero el niño está completamente enamorado de Possum

¡Un final feliz para la perrita!

Fuente