Noticias

Lo encontraron con cruel bozal de alambre. ¡Ahora tiene una vida nueva!

Un perro de dos años de edad fue encontrado en las calles de Tijuana por un socorrista. El pobre perro, que desde entonces se llamó Dwayne, estaba buscando desesperadamente por comida, mientras los habitantes locales arrojaban agua caliente y piedras sobre el animal. Finalmente, el socorrista descubrió al dueño original del perro, que había atado el hocico del animal con un alambre. Para empeorar las cosas, él resultó aún más herido cuando fue atacado por dos perros grandes, que le causaron graves lesiones en la cabeza.Gracias a su salvador, el cachorro llegó a Helen Woodward Animal Center , un refugio de animales situada en California.A pesar de todo lo que sufrió, el perro no dudó en amar a cada persona que él conoció. El centro de Helen Woodward estaba decidido a dar a Dwayne la vida que merecía. A lo largo de meses, trabajaron para reparar la extrema mutilación de la nariz y la boca del animal.Determinados en usar todos los tratamientos modernos disponibles para ayudar al patudo, el Helen Woodward Center también proporcionó terapia láser para las áreas afectadas por sus cirugías de reconstrucción facial.Los tratamientos con láser son conocidos por acelerar el proceso de cicatrización, reducir la inflamación, así como ayudar con el dolor. Afortunadamente, la historia de Dwayne tocó miles de corazones, y muchas personas ayudaron a recaudar fondos para su recuperación.  Después de varios intentos para encontrar una casa, el centro finalmente encontró la combinación perfecta con una mujer llamada Kelly Nelle. Ahora, Dwayne está olvidando su pasado traumático y aprendiendo a ser un perro de nuevo.Ahora, Dwayne tiene acceso al sofá, muchos juguetes y, por supuesto, todo el amor y el cariño del mundo!¡Comparte esta transformación increíble con tus amigos y familiares!Fuente: Perritos