🌎 Actualidad

Chihuahua embarazada fue encontrada en un ÁRBOL

 

Facebook
Facebook

En 2015, el departamento de Shirley Zindler en la oficina de Servicio Animal del Condado de Sonoma recibió una llamada por parte de un vecino preocupado en un área rural de California.

Esta persona relató haber escuchado ruidos provenientes de un gran roble: un perrito estaba viviendo dentro del árbol.

Este árbol se ubica en un área que Shirley describe como un “vertedero de mascotas no deseadas”.

Facebook
Facebook

Cuando Shirley llegó a la escena, encendió su linterna para alumbrar el hueco en el tronco del árbol.

Allí, encontró una chihuahua muy delgada y casi salvaje alojada, tratando de sobrevivir.

Facebook
Facebook

La perrita estaba absolutamente aterrada y no quería salir de ahí.

Con coyotes y otros depredadores rondando el lugar, Shirley sabía que la perra debía salir de ese árbol tan pronto como fuera posible.

Quedó claro que nunca había tratado con humanos en su vida.

Facebook
Facebook

Finalmente, Shirley fue capaz de meter la mano a través del hueco con un bocadillo. La perrita tenía tanta hambre que se lo comió de inmediato.

Después de varias horas de trabajo duro, dos oficiales de control animal se armaron de paciencia para llevarse a la perrita y mantenerla segura.

La perrita era solo piel y huesos, pero su barriguita estaba redonda por su embarazo.

Se estima que la perrita llevaba más de una semana viviendo en el árbol.

Facebook
Facebook

Un oficial la bautizó “Boo”, inspirado en Boo Radley, un personaje del libro Matar a un Ruiseñor.

En la novela clásica, Boo deja obsequios para los niños en un hueco de un árbol.

Boo, con menos de un año, fue transferida de vuelta al refugio de Shirley para recibir un rico baño tibio.

Facebook
Facebook

Después de alimentar a Boo, sus salvadores se dieron cuenta de lo tímida e insegura que era al verse rodeada de gente.

“Ella cree que el mundo la quiere perjudicar”, comentó Shirley para The Huffington Post.

Facebook
Facebook

Boo dio a luz poco después, pero desafortunadamente ninguno de sus cachorros sobrevivió.

Shirley siguió cuidando a Boo, llevándola a su trabajo para que se acostumbrara a las personas.

Facebook
Facebook

Fue un proceso muy lento, y Boo detestaba los abrazos y las caricias.

Facebook
Facebook

Boo se sentía cómoda cuando tenía su correa, así que insistía en arrastrarla donde fuera en todo momento.

Facebook
Facebook

Boo también desarrolló habilidades sociales, pues continuamente pasaba tiempo con otros perritos rescatados.

“No hay nada como un perro feliz y lleno de confienza para sacar a otro más tímido de su caparazón”, opinó Shirley.

Facebook
Facebook

Shirley ama a Boo con toda su alma, pero ya tiene cuatro perros en casa, por lo que sabía que no podría prestarle la atención que necesitaba.

Facebook
Facebook

Shirley recibió cientos de solicitudes de personas entusiasmadas por darle a Boo un hogar permanente lleno de amor.

Tomo precauciones adicionales para elegir la familia indicada. Boo necesitaba un hogar lleno de paciencia, en el que tendría el tiempo que necesitaba para confiar en las personas nuevamente.

Facebook / Life of Boo
Facebook / Life of Boo

¡Y eso fue exactamente lo que recibió!

Boo encontró su hogar permanente el 23 de mayo de 2015, con una familia que vive a solo kilómetros de la casa de Shirley.

Facebook / Life of Boo
Facebook / Life of Boo

No tomó mucho tiempo para que Boo se adaptada. ¡Ella y su neuva madre son inseparables!

Facebook / Life of Boo
Facebook / Life of Boo

Puede que Boo haya sido un caso algo difícil de manejar, pero el resultado final corrobora que valió la pena.

Para comprar una copia del nuevo libro de Shirley Zindler, “The Secret Life of Dog Catchers” (La vida secreta de los salvadores caninos) y apoyar su causa, pulsa aquí.

Por favor COMPARTE el increíble viaje de Boo con tus amigos en Facebook.

Fuente