📆 Noticias

Mujer que entró con su perro a una mezquita se salvó de ir a la cárcel

Una mujer católica en indonesia se libró de ir a la cárcel, ya que según los médicos, debería recibir tratamiento psiquiátrico. La mujer fue absuelta el miércoles de cargos de blasfemia por llevar a un perro a una mezquita.

Ver video 👇

Suzethe Margareth fue liberada después de que un panel de tres jueces del Tribunal de Distrito de Cibinong en la provincia de Java Occidental la absolvió de los cargos debido a su salud mental.

Indonesia Blasphemy Trial

“La acusada no puede ser condenada por su incapacidad para asumir la responsabilidad, ya que tiene trastornos psiquiátricos”, dijo la jueza presidente Indra Meinantha Vidi en el fallo. “Lo que ella hizo fue parte de su enfermedad mental”.

The woman and her dog in the mosque

Por qué está prohibido

Muchos musulmanes conservadores consideran que los perros son impuros, incluso los perros guía rara vez se permiten dentro de las mezquitas. La mujer tampoco se quitó los zapatos, lo cual es otra señal de falta de respeto.

El perro es un animal considerado impuro por algunas interpretaciones de la doctrina islámica y muchos musulmanes indonesios rechazan tener contacto con ellos.

El video que circuló en línea en la mayoría musulmana de Indonesia en julio pasado mostró a un perro corriendo por una mezquita en el distrito de Bogor en Java Occidental, mientras que Margareth, visiblemente molesta, discute con los fieles conmocionados.

The building's caretaker attempts to push the woman out

¿Qué ocurrió?

La mujer visiblemente angustiada ingresa a la mezquita en Bogor declarando que es católica y diciendo que su esposo se casará en la mezquita ese mismo día. Ella acusa a la mezquita de convertirlo al Islam mientras el perro corre. La gente de la mezquita dice que no conocen la boda.

Los musulmanes conservadores enojados presionaron a la policía para llevar el caso a los tribunales.

Blasfemia

La blasfemia es un delito penal en Indonesia con una pena máxima de cinco años de prisión. Los grupos de derechos han pedido desde hace tiempo la abolición de la ley, que se utiliza para perseguir a los cristianos y otras minorías religiosas.El perro, que fue expulsado de la mezquita y perdió la vida un día después cuando fue arrollado por un automóvil cuando los miembros de un grupo de bienestar animal intentaron capturarlo.