Nacieron dos polluelos de cóndor sin haber sido fecundados

Nacieron dos polluelos de cóndor sin haber sido fecundados

Científicos de la Alianza de Vida Silvestre del Zoológico de San Diego dicen que dos cóndores de California han nacido de huevos no fertilizados, los primeros dos casos de reproducción asexual confirmados en la especie.

Durante un análisis de rutina de muestras biológicas de dos cóndores de California en el programa de cría administrado de San Diego Zoo Wildlife Alliance, los científicos confirmaron que cada polluelo de cóndor estaba genéticamente relacionado con la respectiva hembra de cóndor (presa) que puso el huevo del que nació.

Sin embargo, en un giro sorprendente, encontraron que ninguna de las aves estaba relacionada genéticamente con un macho, lo que significa que ambos polluelos eran biológicamente huérfanos de padre; y representó los dos primeros casos de reproducción asexual, o partenogénesis, que se confirmaron en la especie de cóndor de California.

En las últimas décadas, los biólogos conservacionistas se han esforzado en salvar al cóndor californiano. Para 1982 solo quedaban 22 ejemplares vivos de esta especie en el Mundo tras sobrevivir por más de 40,000 años en gran parte de América del Norte.

La intoxicación por plomo sigue siendo la causa principal de la extinción del cóndor y un obstáculo para la recuperación de la población.

Se cree que este es el primer caso confirmado de partenogénesis, o reproducción asexual, en la especie, a pesar del hecho de que las dos hembras cóndores madres fueron alojadas continuamente con parejas masculinas fértiles.

“Este es realmente un descubrimiento asombroso”, dijo en un comunicado el Dr. Oliver Ryder, coautor del estudio y director de genética de conservación de la Alianza de Vida Silvestre del Zoológico de San Diego. “No estábamos buscando exactamente evidencia de partenogénesis, simplemente llegó de la nada”.

Uno de los polluelos falleció en 2003 a la edad de 2 años, mientras que otro partió en 2017 a la edad de 8 años. Sus datos hereditarios se detectaron a través de muestras de sangre, membranas de cáscara de huevo, tejidos y plumas de más de 900 cóndores en el mundo.

Los funcionarios del zoológico dicen que la partenogénesis, una forma natural de reproducción asexual, es relativamente rara en las aves y normalmente se observa en las hembras sin acceso a los machos. Estas hembras de cóndor en cuestión han producido numerosas crías con sus parejas: una ha tenido 11 polluelos, mientras que la otra ha estado emparejada con un macho durante más de 20 años y ha tenido 23 polluelos.

La partenogénesis es típicamente difícil de confirmar en aves, y anteriormente solo se había confirmado en aves domésticas; el fenómeno se identificó en pavos en estudios realizados en 1965 y 1968; y nuevamente en pinzones y palomas domésticas en 1924 y 2008. Sin embargo, los huevos no eclosionaron en el caso de pinzones y palomas.

Los científicos dicen que continúan planificando futuros esfuerzos de genotipado con la esperanza de identificar más casos de partenogénesis.