🎙Noticias

Nala, la perrita antinarcóticos cayó en campo minado

Envía la foto o video de tu mascota!

Arrancamos a caminar. Cuando eso, 200 metros más adelante sonó la bomba. A ella la explosión la tiró por el lado derecho y a mí por el izquierdo. Ella recibió el estallido. Yo me revisé los pies y las manos, pero no era capaz de pararme. “Estoy muerto”, pensé. Cuando escuché a la perra chillando, como quejándose”, relató Juan Carlos Campo, patrullero guía de Nala y Helio, dos perros anti explosivos de Colombia al medio de comunicación Semana.com.

Ver video 👇

“A la perra la canalizamos, la limpiamos con paños humanos porque estaba sangrando mucho, cerca al lomo. La envolvimos con un trapo. Ella apenas me miraba y yo estaba desesperado porque aunque ya habían pedido el helicóptero de pronto por una perra no venían tan rápido… Ya habían pasado 10 minutos y nada”.

El patrullero no paraba de hablarle a su amiga de cuatro patas: “Ya ya Nala, no me voy a ir de acá”. Tan pronto como llegó el helicóptero la subieron, pero la altura también le afectaba. “Cuando estábamos en el aire la perra se me murió. Se le paró la respiración, entonces le dí respiración boca a boca, como a un humano, y revivió”.

“Yo les dije que no, no, no, no voy a dejar a la perra sola. Pero me bajaron y me separaron de ella. Entonces le di un beso en la boquita  y se la llevaron al veterinario y a mí al hospital”.

Aunque la situación para Campos mejoraba, pese al tremendo impacto, la suerte de Nala era inesperada.“Me dijeron que la perrita estaba bien, que había que amputarle una pata. Yo descansé y pensé, gracias a Dios ‘a esta perrita me la llevo mochita para mi casa, la adopto’”. En efecto, esa promesa se la había hecho desde el calvario vivido en el helicóptero. Campos le dijo en los oídos a su compañera: “Mala, si usted llega a vivir se va conmigo para la casa, va a ser mi héroe”.  

Al patrullero le dijeron que la perra iba a mejorar, así que fue a descansar y a esperar las buenas noticias. “Me dolía la cabeza un poquito, pero me acosté contento. Lo poquito que yo soñaba era que ella mochita estaba en la casa y jugaba conmigo”. Sin embargo, la realidad era muy distinta a sus sueños. La alegre y diestra perra policía murió alrededor de las 9:30 de la noche el 15 de diciembre.

Para campos la despedida de su perra, amiga y fiel compañera ha impactado su vida de tal manera que le hizo una promesa. “Le prometí a Nala que si llegaba a tener una niña se iba a llamar Nala Campos. Lo voy a cumplir cuando Dios quiera, y cuando la niña crezca y ella me pregunte por qué ese nombre, yo le voy a decir que una perrita con ese nombre dio la vida por mí”.

Esta fue la razón por la que Policía Nacional de Colombia, ha despedido a una de sus héroes caninos, se trata de Nala, una perrita antinarcóticos que tenía la misión de detectar explosivos en zona rural de Tumaco. Nala salvó la vida a más de 10 uniformados, al pisar una mina antipersonal. Era una perra de raza labrador dorado de 5 años que estaba asignada a las labores de erradicación manual de cultivos ilícitos en Colombia.

La perrita fue despedida como una heroína. Pero sin duda el mañas afectado era su guía, a quien la noticia de Nala le ha hecho derramar muchas lágrimas y tener el sentimiento más terrible cuando se pierde a un amigo incondicional.

Fuente: semana.com

Envía la foto o video de tu mascota!