Niño creía que podía abrazar a un pitbull de pelea y su familia contuvo la respiración

Niño creía que podía abrazar a un pitbull de pelea y su familia contuvo la respiración

Los trabajadores de animales y los rescatistas son algunas de las personas más desinteresadas del mundo. Dedican mucho tiempo a garantizar que los animales de todo el mundo estén seguros y tengan el amor y el cuidado que todos merecen.

Algunos de los rescates más duros dan como resultado las historias más increíbles.

Los rescates de animales adoptan diferentes formas, y algunas de ellas son bastante dramáticas. ¡La historia de Betsy the pit es una de las historias de rescate de animales más dramáticas que jamás hayas escuchado!

Betsy vivió una vida de dolor y ab uso.

Como pitbull, su dueño compró a Betsy por una cosa: para pelear con otros perros. Los buenos perros de pelea tienen agresividad y una falta de miedo natural a otros perros. Betsy no pasó la prueba. Era demasiado gentil y cariñosa para ser un buen perro para pel3ar.

Como Betsy no era un buen perro de ataque, la utilizaron en otro papel.

Un perro de cebo es un perro que se envía antes de una pelea para irritar a todos los perros de pelea. Esencialmente, son trozos de carne que los perros más grandes quitan pedazos para hacer que su sed de sangre continúe. Para ser sincero, los perros de cebo no duran mucho.

Cuando finalmente encontraron a Betsy, estaba en un estado terrible.

El perro gentil y cariñoso no estaba bien. Tenía heridas en todo el cuerpo y las cosas no se veían bien. Algunas de las heridas eran tan graves que el equipo médico ni siquiera estaba seguro de si sobreviviría.

Independiente de lo que pasara, se pusieron a trabajar en su cirugía.

Con la cantidad de heridas en su cuerpo, la mayor preocupación era una infección. Puedes coser una herida; son las bacterias de las que debes preocuparte. A lo largo de todo esto, Betsy estaba sufriendo, pero todavía se aferraba a la vida. Ella fue un pequeño milagro, incluso si sus probabilidades eran bajas.

Lenta pero segura, Betsy siguió adelante.

A pesar de que esta pobre perra fue abusada y herida, ella todavía quería amor. Sabía que las personas que la rodeaban se preocupaban por ella y querían lo mejor para ella. Para un perro enfermo, esa era la mejor medicina que se podía pedir.

Ocho cirugías y meses de tratamiento después, comenzó a sanar.

Betsy estaba rodeada de personas que la amaban y pasaban tiempo con ella. A medida que avanzaba el proceso de curación, más que su cuerpo sanó, su corazón también lo hizo. Finalmente, llegó el momento de que ella se presentara en adopción.

Cuando Betsy se presentó en adopción, ¡una familia se acercó inmediatamente a adoptarla!

De perro de cebo a perro de la familia, la pequeña Betsy finalmente tenìa una oportunidad. Así que cuando se acercó al pequeño niño de la familia, todos contuvieron la respiracion porque no sabían como iba a reaccionar. La sorpresa solo duró unos segudos, la conexión fue de inmediato y lejos de hacerle daño, lo llenó de besos y juegos-.

La perrita estaba obteniendo lo que se merecía. ¡Ahora tiene un hermano (otro perro) y le encanta ir de aventuras con su familia!

Una de sus actividades favoritas es pescar en el arroyo cerca de su casa.

Si bien no atrapa nada, le encanta jugar y aventurarse en el arroyo cerca de su nueva casa. Es más, tiene un niño que tiene todo su corazón. Su difícil viaje finalmente ha llegado a un final muy necesario. ¡Pasará el resto de su vida con sus mejores amigos y familiares como un perro cariñoso!