Noticias

Niños En Tanzania Hacen todo Por Rescatar A Un Cachorro Callejero

Ser un héroe no es cuestión de edad ni fuerza, más bien se trata de la valentía, solidaridad y empatía por quienes lo necesiten. Un grupo de niños en Tanzania se ganó el corazón de los internautas al convertirse en pequeños héroes que no descansaron hasta brindarle una nueva vida a un perrito callejero.

Ver video 👇

Los pequeños héroes se llaman Goodluck, Casbert, Caren, Princes y Kenny. Su historia comenzó un día mientras regresaban de la escuela  notaron a un cachorro muy asustado al lado de una transitada avenida. De inmediato los niños supieron que el perrito corría peligro, al estar expuesto a ser golpeado por el tráfico.

Apenas se acercaron a él,comenzó a mover su colita con alegría, lo tomaron en sus brazos y llevaron a un lugar seguro. Le llamaron Jack, y llevaron a casa, sin embargo, sus padres no les permitieron recibir al cachorro en casa. Pero estos pequeños héroes estaban decididos proteger al perrito.

Fue entonces cuando lo llevaron a la casa de un hombre de su localidad llamado Ismael Mungaya, quien tiene un pequeño refugio de animales en casa de sus padres. A pesar de no contar con suficientes recursos, el hombre es un amante fiel y defensor de los animales y hace todo lo posible por ayudarles.

Desde hace dos años, Mungaya hace uso de todos los recursos que, a pesar de ser pocos para brindar una buena calidad de vida a los animales de la calle, manteniéndolos esterilizados y vacunados. Cuando los pequeños llegaron con Jack, no había espacio en el refugio, sin embargo Ismael se conmovió con los pequeños y decidió aceptarlo.

“No disponía de mucho espacio en la jaula, pero por su compromiso de ayudar a Jack, me dije que los tenía que ayudar” explicó el hombre, quien decidió quedarse con Jack y ofrecerle todos los cuidados necesarios, mientras el cachorrito consiga un hogar.  El cachorrito se ha adaptado muy bien e incluso ha hecho nuevos amigos.

Entre todos los perros rescatados del refugio, Jack ha desarrollado un lindo vínculo con dos perros protegidos, Daisy y Óreo. Los niños frecuentemente visitan al perrito quien se alegra grandemente de verlos.  Ismael admitió “Estos niños mostraron mucha gentileza y compromiso. Aprendí que el amor no tiene límites”.