🌎 Actualidad

Parecía muy grande para un hogar normal, luego un día mamá lleva a casa y ve esto

Ser dueño de un perro grande es un compromiso importante. No solo se necesita el espacio para que juegue y sea feliz, también hay que gastar más dinero en comida, limpiar es más difícil y su tamaño puede acarrear complicaciones de salud.

Mark y Dorothy York son los orgullosos dueños de un gran mastín inglés, de hecho, es tan grande que probablemente sea el perro de mayor tamaño en Australia. Con solo dos años ya pesa casi 120 kilos, pero Baron el mastín es un gran bebé por dentro.

Él es Baron, un enorme mastín inglés que vive con su familia en Australia. A pesar de su imponente tamaño, este perrito de 2 años aún tiene que crecer más. Su dueño lo describe con cariño como un “bobo divertido” y la verdad es que este perro no se da cuenta de lo grande que es cuando llega la hora de los cariños.

parecia_muy_grande_para_un-01

La alimetación de Baron cuesta alrededor de 100 semanales; el perro debe comer dos filetes de carne al día. Mark y Dorothy aseguran que el perro llora cada vez que ellos se van de casa, aún cuando por su tamaño no debería temer.

parecia_muy_grande_para_un-02

De la nariz a la cola mide dos metros, pero se espera que siga creciendo hasta que cumpla los 4 años. Debido a su comportamiento dócil, Baron ha conseguido trabajo como perro terapéutico, visitando escuelas y hospitales.

parecia_muy_grande_para_un-03

Baron no ha sido oficialmente declarado como el perro más grande del país, pero ya veremos qué pasa cuando crezca por completo. Algo está asegurado: lo único más grande que él mismo es la felicidad que le brinda a su familia.

¡Comparte su historia con tus amigos!

Fuente