🌎 Actualidad

Perra abandonada espera a su dueño 9 días en un estacionamiento, hasta que aparece un ángel para ayudarla

Obtener la confianza de un animal callejero puede ser difícil, pero ellos nos necesitan. Los rescates son una tarea que requiere mucha paciencia. A veces hay que intentarlo más de una vez. No es fácil, pero insistir aún cuando el animal te quiere alejar puede terminar salvando su vida.

Exactamente eso fue lo que hizo Mary Murphy. Cuando se encontró a una perra callejera aullando en un estacionamiento, intentó acercarse a ella, pero la perra se resistió, así que Mary decidió esperar…

La pobre perra fue abandonada en el estacionamiento de un Sam’s Club en Memphis, donde pasó nueve días aullando y esperando que uno de autos terminara siendo el de su dueño, pero eso no ocurrió. Quien sí fue a buscarla lleva por nombre Mary Murphy y trabaja con la organización Arrow Dog Rescue.

En primera instancia, Mary no se pudo acercar lo suficiente para tocar a la perrita, así que tomó una silla, un libro y buscó a su propia mascota para que le hiciera compañía, y juntos esperaron en el estacionamiento hasta que la perrita callejera se sintiera cómoda como para acercarse. Finalmente, después de tres días y medio, Mary pudo tomarla.

Jeff, un amigo de Mary, la ayudó a transportar a la perrita de vuelta a la casa para que pasara la noche, además de ponerle un nombre: Samantha. Al día siguiente, Mary y Samantha se levantaron temprano para ir al refugio, donde un veterinario le realizó un chequeo médico completo.

Arrow Rescue publicó la historia de Samantha en su página de Facebook, y en muy poco tiempo, empezaron a llover las ofertas para llevarse a la perrita en adopción temporal y hasta permanente. Decidieron llevarla a un hogar temporal mientras buscaban familias que pudieran adoptarla de manera permanente.

Solo unas semanas después de ser abandonada, y gracias a la ayuda de Arrow, Samantha consiguió un nuevo hogar lleno de amor donde estará mejor que nunca. ¡Qué bien por ella!

Es difícil creer que alguien pudiera dejar a una perrita en un estacionamiento, así como así, pero menos mal que Samantha fue descubierta antes de que fuera demasiado tarde.

¡Comparte esta historia de inspiración y amor con tus amigos!

Fuente