Perrita con el corazón destrozado espera junto a la puerta hasta que su papá regrese del hospital

Perrita con el corazón destrozado espera junto a la puerta hasta que su papá regrese del hospital

Los pastores alemanes son perros sumamente leales, por lo que no es de extrañar que cuando el abuelo de este dulce cachorro tuvo que ir al hospital, ella nunca dejó de esperar en la puerta a que regresara a casa.

Su nombre es Leia y, como todos los pastores alemanes su familia es lo más importante de su vida. Ella muestra su amor cuidando a su gente, siempre a su lado. Entonces, cuando su abuelo tuvo que pasar la noche en el hospital ella siguió esperando en la puerta a que regresara a casa de la manera más desgarradora.

Todo comenzó a principios de este año cuando Leia fue enviada a la casa de sus abuelos humanos de vacaciones. Leia amaba a sus abuelos humanos, pero como no es un cachorro demasiado tierno, nadie se dio cuenta de lo profundo que había crecido su afecto por ellos, especialmente por su abuelo, hasta la noche de su 40 aniversario.

Fuera de la celebración, la velada de los abuelos de Leia se interrumpió cuando el padre de Snyder tuvo un problema de salud que lo obligó a ir al hospital. Debido al covid, su madre no podía quedarse con él, por lo que luego regresó a casa sin él.

Leia saludó a su abuela, sin embargo, pronto se dio cuenta de que algo andaba mal. ¿Dónde estaba su abuelo? Con el corazón destrozado, la cachorrita caris baja se sentó frente a la puerta con la cabeza agachada.
Hasta ese momento, nadie se dio cuenta de cuán apegada se había vuelto Leia a su abuelo. Fue por eso que su Katie mamá humana, decidió que, dado que como el cachorro amaba tanto a su padre, la dejaría quedarse con él para siempre.

Katie Snyder

Felizmente, el padre de Snyder estaba bien y regresó a casa al día siguiente con Leia muy feliz. “Él es su humano ahora”, dijo Snyder en una entrevista.

Comparta esta conmovedora historia con su familia y amigos.