Noticias

Adiós A La Perrita Que Enfrentaba A Un Cocodrilo Para Defender A Su Familia

Una pequeña perra doméstica, llamada, Dumb Blonde,  se hizo viral luego de que lograra atemorizar a un enorme cocodrilo de agua salada de 9 años de edad en Goat Island en Australia. Sin embargo, todo cambió para la valiente perrita, el pasado lunes cuando un cocodrilo le arrebató, al parecer, de la misma manera cuando intentaba ahuyentarlo. La perra era conocida por sus recurrentes enfrentamientos con los enormes reptiles.

Se sabe que logró repeler a varios cocodrilos. Curiosamente la mayoría de las veces que Dumb Blonde lograba esta temerosa hazaña atacaba directamente en la cola de los reptiles.

 

 

El dueño de la perrita dijo en una reciente entrevista Daily Mail de Australia que esta vez no tuvo suerte y lo atacó donde no era: ‘Esta vez ella fue demasiado cerca de la cabeza, cierto, no fue muy astuta’.

Durante años la perrita ahuyentaba a los cocodrilos que se acercan a la isla en donde vivía con sus humanos, Kai Hansen y su esposa.

En un vídeo que circula en YouTube, podemos ver a la perra ladrando y posteriormente ahuyentando a un cocodrilo de 3.3 metros de largo ante el grito y sorpresa de los visitantes, mientras que su dueño no puede evitar reír cuando Dumb Blonde trata de morder la cola del lagarto. Puedes ver el momento en el minuto 1:23.

Todo empezó hace varios años cuando apareció un cocodrilo joven llamado Casey. Casey mide 3,3 metros pero es bastante tranquilo y de hecho no le gusta meterse en problemas. Pero Dumb Blonde no desperdiciaba la oportunidad para demostrarle quien era la dueña del territorio. Cada vez que Casey estaba, ella dejaba de hacer lo que sea y le ladraba, luego le perseguía para morder su cola.

Para Hansen y su familia era una situación normal. En entrevistas anteriores su dueño dijo: “Es inevitable que lo haga, si quisiera evitarlo tendría que tenerla abrazada o amarrada todo el día”, dijo Hansen.

 

LittleThings / DailyMail

Hansen y su familia se serian de la osadía de Dumb Blonde y aseguraban que a ella le apasionaba y le hacía feliz perseguir a los enormes reptiles. Creo que la sonrisa ya no está en sus rostros. Descansa en paz Dumb Blonde.

Fuente