🎙Noticias

Perrito abandonado en una veterinaria, apenas parecía un perro

Cuando el ex dueño de Dobby entró por primera vez en la clínica de vacunación para saber cómo estaba, simplemente no pudo creer lo que vio. El perrito estaba casi sin pelos y su piel tenía estaba muy roja, como si tuviera la piel a carne viva, poco se asemejaba al hermoso perro que fue un día. a los voluntarios de rescate se les rompió el corazón de solo ver al animalito,  ellos sabían que necesitaba ayuda.

En enero de 2016, la técnica veterinaria Sara Harper fue destinada para ayudar a Dobby. A la edad de 5 años, el perro estaba desnutrido y con diversas enfermedades.

«Nos horrorizamos con su condición de desnutrición», dijo Sara al portal The Dodo. «Su cuerpo estaba sin pelos, la piel ‘cruda’ y sangrienta, así como sus patas, y las uñas de los patas crecieron tanto que se enrollaron en sus patas. además tenía pulgas y sarna.

Sara envió a Dobby a una clínica de rehabilitación animal, donde comenzó a tratarlo de inmediato. Los voluntarios no podían imaginar cuánto estaba sufriendo en ese momento. Cortaron sus uñas, le dieron un baño y lo comenzaron a tratar. A pesar de todos sus males, Dobby jamás reclamó o atacó a alguien. Durante todo el tratamiento, fue extremadamente dulce con el equipo, y parecía estar muy agradecido.

Durante meses, Dobby fue sometido a baños medicinales para ayudar a curar su piel y permitir que creciera de nuevo sus pelaje. Él todavía estaba muy lejos de estar listo para ser adoptado cuando su futura familia vio una foto de él en Facebook y se interesaron por llevarlo a casa.

Liz Ford estaba buscando adoptar a un perro, luego de perder dos cachorros que por una enfermedad respiratoria. Con la ayuda de la ONG Pawsibilities Rescue, especializada en la adopción de mascotas, ella conoció a Dobby y decidió llevarlo a casa.

«No pude creer cuando lo vi», dijo Liz. «Cuando fui a buscarlo, allí estaba Dobby, sentado en el suelo esperando mi llegada. Él saltó en mi regazo cuando lo llamé. Me quedé enamorada.

Dobby también logró que se llevaran a Wylie, otro perrito que también estaba muy debilitado por enfermedades y desnutrición. Ambos se recuperaron y se fueron a vivir juntos en la casa de Liz. Rápidamente se volvieron mejores amigos, hasta volversen cómplices de travesuras.

Dos meses después de la adopción, Dobby estaba completamente recuperado, tiene un piel sana y le ha crecido un hermoso pelaje blanco. Dobby ya está recuperado, le gusta jugar y correr por toda la casa con su hermano Wylie. Nunca ha sido tan feliz. ¡Su nueva familia está orgullosa de su coraje y perseverancia después de tantos meses luchando contra las enfermedades que lo acometieron! Su familia lo ama demasiado y es muy feliz.