🐶Perros 📆 Noticias

Perrito con un pasado difícil está muy feliz con su nueva vida

Esto es Corks, un perro increíblemente feliz y amoroso, con una pasión insaciable por la vida. Sin embargo, cuando lo ves nunca podrías adivinar la triste historia de su pasado.

A finales del año pasado, Corks fue encontrado abandonado y herido. Los veterinarios creen que pudo haber sido arrastrado por un automóvil, causándole serias lesiones en las patas. Corks fue llevado a un veterinario y puesto en un refugio, pero las cicatrices del trauma que experimentó fueron más profundas.

Temerosos de las personas y considerados inaceptables, los días de Corks en el refugio estaban contados, hasta que los rescatadores de Perros sin Fronteras  intervinieron para salvarlo. “Estaba a punto de ser sacrificado en el refugio”,  escribieron los rescatistas de Corks. “Había perdido tanta confianza en los humanos”.

 

Con el tiempo, el cuerpo de Corks comenzó a sanar. Pero su corazón tardó un poco más. Lo bueno de la historía, es que lo que logró.

Unos meses después de salvar a Corks de ser sacrificado, Perros sin Fronteras buscó encontrar un hogar de acogida para ayudarlo a volver a la normalidad. Cuando Brooke Wilson escuchó su historia, ella se ofreció a darle la bienvenida, y pronto se dio cuenta de que Corks claramente no estaba acostumbrado a la amabilidad.

“En la primera semana, me gruñó a mí, a mis compañeros de cuarto y a la mayoría de las personas que conoció”, dijo Wilson. “Era lento para confiar”.

Bajo el cuidado y el amor constante de Wilson, el triste perrito comenzó a abrirse a ella. Wilson gradualmente acostumbró a Corks a ser acariciado, luego le presentó a nuevas personas y a otros perros.

“Con el tiempo, llegó a confiar cada vez más en las personas”, dijo Wilson. “Inicialmente no estaba dispuesto a dejar que una sola persona lo tocara, ahora le encanta y me saluda con besos en toda la cara”.

Aunque Wilson inicialmente planeó solo promocionar a Corks, la idea de separarse de él pronto se volvió inimaginable. Ella decidió darle a Corks un hogar para siempre junto a ella.

“Estaba claro para mí que no quería nada más que hacerlo feliz por el resto de mi vida”, dijo Wilson.

El corazón que parecía roto está completamente renovado y su felicidad y alegría ahora brillan.

“Es un completo tonto y muy querido”, dijo Wilson. “Me sorprende todos los días”.

Corks está en casa y su triste pasado es un recuerdo lejano. Su humana lo ama y él está más que feliz de pertenecer a una familia que le dio la seguridad para salir adelante. Solo basta con mirar su cara de felicidad.

 

 

Fuente: El Dodo