Perro que nunca abandonó el cementerio después de despedir a su dueño ahora consuela a la gente

Perro que nunca abandonó el cementerio después de despedir a su dueño ahora consuela a la gente

El perro Bobby vive actualmente en el cementerio municipal de Roca, ubicado en la provincia de Río Negro en Argentina, el perrito decidió quedarse allí hace tres años. Al parecer, la partida de su querido humano le impactó mucho, pero el perro demostró que ni el fin de la vida puede separarlos.

Desde entonces, ha seguido todos los días al sepulturero vespertino, Daniel Cisterna, y se ha convertido en su mejor amigo, compañero y protector.

Daniel le dijo a Rio Negro:

“Hace tres años partió su dueño de este mundo y desde entonces nunca ha salido del cementerio. Se quedó porque su humano está enterrado aquí.

Puppy Bobby es tan dulce que ya tiene su propia casita en el cementerio. Desde que llegó del coche fúnebre de la persona más importante de su vida, decidió quedarse con los trabajadores. Pasaron los días y su familia fue a buscarlo, pero Bobby no cambió de opinión y se quedó junto a la tumba de su mejor amigo.

Daniel comentó:

“El perrito permanecía en la tumba de su dueño, no quería irse. Lo subieron a un camión, pero se fue y regresó a la tumba. No quiere ir, quiere estar con el cuerpo de su mejor amigo”.

A pesar de muchos esfuerzos, su familia decidió dejar al perro, después de todo, era lo que el perrito quería hacer.

El sepulturero dice que hay más perros en el cementerio, pero la lealtad, la fidelidad y el amor incondicional de Bobby lo conmovieron mucho.

Daniel agregó:

“Me conmovió mucho el cariño que le tenía a su humano, por su fidelidad, es algo que nunca he visto”.

Ambos han creado un hermoso lazo de amistad, y desde que Daniel llega al cementerio, Bobby lo ha acompañado a hacer todo su trabajo.

Ya sea que el hombre tenga que enterrar, hacer un recorrido por el cementerio o arreglar algunas tumbas, Bobby siempre está a su lado, como lo haría cualquier amigo. Cada vez que escucha la motocicleta de Daniel, se acerca a la puerta para saludarlo y, cuando se va, lo escolta de regreso a casa.

Pero lo sorprendente de Bobby es que cuando se trata de funerales, ha desarrollado un papel en el que apoya a las personas que están allí.

Cuando Daniel realiza un funeral, el perro se acuesta junto a la familia en duelo y se queda mirando el ritual.

Daniel dijo:

“Parece que entiende tu dolor.”

Al final, la gente se emociona con el gesto del perro, pregunta, lo acaricia y se convierte en una especie de terapeuta emocional. Daniel termina contando la emocionante historia del cachorro a la gente, que está realmente impactada por su lealtad al dueño.

“El perro eligió vivir en el cementerio, esta es su casa, no faltan el cariño, la comida ni la atención veterinaria. Lo está haciendo muy bien allí”, concluyó.

Bobby continuará haciendo su trabajo como terapeuta emocional para todos los necesitados y continuará demostrando su increíble lealtad.

 

Fuente: Portal Amigo Cão