Noticias

Perro Se Enamora De La Cobija De Su Mamá. No CreeráS Lo Que Sucede Al Final

La historia de Hank se suma a la de muchas perros que han sido abandonados, la diferencia es que cuando Hank fue abandonado en 2010 era solo un cachorro y los refugios estaban llenos, por lo que su dueño pensó que lo mejor era sacrificarlos.

Por fortuna el veterinario se rehusó y fue allí cuando conoció a su verdadero amor. La mujer de su vida y nueva mamá se llamada Alix Tolley, quien desde el primer momento quedó completamente flechada por el dulce perrito.

 

Alix John Tolley

Luego de llevar bastante tiempo con su nueva mamá ya se sentía dueño de sus cosas y de su corazón. Así que el adorable cachorro tenía acceso a todo. Pero había algo que Alix no quería compartir con su perro y eso era una linda frazada que se la regaló su suegra. La manta era realmente hermosa: suave, color crema; el tipo de frazada que uno querría recibir como regalo. Era un tesoro, y nadie lo sabía mejor que Hank.

Hank amaba la manta, y su amor no pasó desapercibido. La manta era de Alix, y ella no quería que Hank la tuviera. Después de todo, fue un regalo (de muy alta calidad) hecho para ella, no para su mascota. Sin embargo, Hank no se dio por vencido: sin importar dónde estaba escondida la manta, detrás del sofá, bajo la cama, en lugares altos, Hank encontraba la manera de estar con “su” frazada.

Luego de rtanto evitar que se quedara con su frazada, el perro salió ganador y Alix y su esposo se dieron cuenta de que el realmente la quería para él y finalmente permitieron que Hank fuera el dueño de la manta. Hank pasa sus horas con su amor: jugando, mordisqueando y arropado en la manta. A pesar de los huecos en la frazada, Alix está feliz si Hank está feliz.

Su mamá cree que la obsesión de Hank puede deberse a un trama de cuando era apenas un cachorro, al ser separado de su madre, o quizá es solo  el destino.

Fuente: este post proviene de Mi Canino, donde puedes consultar el contenido original.