Noticias

Perrrita rescatada ADOPTÓ a más de 50 animales

La historia de una adorable galgo llamada Jasmine  inició en 2003, cuando un policía inglés la descubrió acurrucada de miedo en un cobertizo cerrado con llave. La perrita se encontraba muy desnutrida, sucia y con signos evidentes de maltrato. La llevó a un santuario de vida silvestre en el Reino Unido, tenía mucho frío y hambre. Jamás olvidó la amabilidad con la que la trataron, así que dedicó su vida a ser una madre adoptiva.

Jasmine se hizo famosa por adoptar crías de perro, zorros, un cervatillo, 4 crías de tejón, 15 pollos, 8 cobayas, 15 conejos y una de sus favoritas, una gallina. “Hay ciertas cosas que sólo una madre puede proporcionar, y Jasmine siempre estaba dispuesta a entregarse”, afirmó Grewcock .

Los sabuesos como ella son criados y entrenados para cazar conejos, pero esa no era la vida que el destino había preparado para Jasmine; como madre adoptiva, siempre tuvo tiempo para acurrucarse con los conejos. Pero su amigo más cercano era un ciervo llamado Bramble. Ambos eran inseparables, hasta que Bramble estuvo en condiciones de regresar a la vida silvestre.

Jasmine falleció en el otoño de 2011. “Su muerte fue muy triste, pero fue un animal mítico, y su legado continúa vivo.” Es claro que no era una perra cualquiera, pues resultó ser la sabueso más extraordinaria del mundo.

Era una perra joven cuando fue encerrada en un cobertizo y abandonada allí. Cuando fue descubierta por la policía, varios días después, estaba desnutrida, llena de sarna y muy asustada. Fue trasladada a la sociedad de protección animal en Coventry, donde Geoff Grewcock realizó una visita unas semanas después.

Le presentaron a la perra y, como dicen, el resto fue historia. Jasmine comenzó una nueva vida con Geoff en el santuario. Cada día, se veía más segura de sí misma y su personalidad floreció, pero lo más asombroso estaba por venir…

Parece que el instinto maternal de Jasmine siempre fue innato. Un día, una pequeña zorra llegó al santuario; la cachorra vivió mucho tiempo atada y olvidada a morir, por lo que era muy pequeña y su situación era grave. Al darse cuenta, Jasmine se acercó a la cesta donde dormía la zorra para besarla.

 

Geoff se preocupó de inmediato, pero luego se desconcertó y finalmente quedó asombrado ante lo que vio. ¡La zorra respondió al toque de Jasmine! Geoff se dio cuenta rápidamente que Jasmine actuaba de la misma manera que la mamá de la zorra lo hubiera hecho en condiciones normales.

 

 

Fuente