🌎 Actualidad

Perrito a punto de ser SACRIFICADO se convirtió en un cuidador de niños

 

Leo es un niño de seis años que padece aneurismas cerebrales. Cuando tenía tres años tuvo una crisis y los médicos descubrieron una gran protuberancia en uno de los vasos sanguíneos de la cabeza. Pero por suerte Leo y su madre Yasmine encontraron ayuda cuando decidieron adoptar a un perro salvado de la muerte llamado Henry.

«Somos como los tres mosqueteros», dice Yasmine. Un aneurisma cerebral puede romperse y causar una hemorragia dentro del cerebro, además de otros problemas de salud relacionados. «Leo podría sufrir un ictus y tener crisis epilépticas», cuenta su madre a The Pet Collective. En sus seis años de vida, Leo ya ha pasado por tres intervenciones quirúrgicas en el cerebro.

Mientras estaba en el hospital, Leo trabó amistad con los perros de servicio que son llevados al hospital para reconfortar a los pacientes más pequeños. «En cuanto los perros entraron en su habitación, Leo se levantó», dijo la madre. «Comenzó a caminar, a interactuar con los animales, se reía y en tres días le dieron el alta». Ese fue el momento en el que Yasmine decidió adoptar a un perro como compañero de su hijo. Eligieron a Henry, que corría el riesgo de ser sacrificado. «Es un perro maravilloso… En cierto modo, ha sido él quien nos eligió», cuenta Yasmine. Henry puede detectar las crisis de Leo y advertir a la mujer, ya que el perro es capaz de percibir los olores químicos que preceden a las convulsiones. «La capacidad de Henry para detectar los ataques es innata. Sucedió por casualidad y sigue ocurriendo regularmente» sigue explicando Yasmine. «El hecho de que Henry esté al lado de Leo para mí es muy valioso, sé que está ahí para él».

fuente: bauboys.tv

Fuente