🎙Noticias

Su esposo la hizo elegir entre sus perros y él, ella se quedó con los perros

Envía la foto o video de tu mascota!

El sinónimo de felicidad para  Liz Haslam  es el resultado del cuidado y la protección de perros que se encuentran en situaciones de necesidad. ¿Cuál es ese resultado? El amor y gratitud que estos animales le dan y que ella, sin duda y literalmente, no cambiaría por nada.

Liz se casó con quien parecía ser el amor de su vida.

Liz Haslam se casó con Mike, quién conoció cuando tenía sólo 16 años y ambos se enamoraron. Ella terminó la escuela y dejó la casa de sus padres para compartir su vida junto a él en Barnham, Suffolk en Reino Unido. Tuvieron un hijo llamado Ollie y después de 25 años de casados compraron un gran terreno para vivir.

Lo que para Liz sería una gran casa, también sería una oportunidad para ayudar a perros desamparados. Desacfortundamente fue alo que Mike no quiso tolerar más.

Un día Mike superó los límites de su paciencia y confrontó a Liz sin pensar en las consecuencias. «Mi marido dijo: ‘Soy yo o los perros’. Desde entonces, nunca he vuelto a escuchar hablar de él «,  expresó la mujer.

«Los cachorros o yo»

El motivo es que Liz tenía espacio suficiente para iniciar un negocio que llenaría su corazón más de sus bolsillos:  BedForBullies , un refugio y amparo para terrier cachorros bulldog. Pero el marido sintió que la relación giraba alrededor de los perros, que tienen problemas de salud y comportamientos, de modo que no todos pueden ser reubicados.

Desde muy pequeña, Liz ya sentía un gran amor por los cachorros

Bedsforbullies

Liz siente un gran amor por los perros desde que era muy niña. Sus padresya cuidaban perritos sin hogar, por lo que ellos eran parte de su familia. «Pensé que, después de 25 años, él sabría que desistir de los perros no era una opción», dijo Liz.

Sus objetivos como pareja ya no caminaban en la misma dirección

«Nos alejamos cada vez más, él estaba muy involucrado en su trabajo y no me dejó opción. No quería ser la mujer de un hombre adicta al trabajo. Entonces me refugié en quien me daba amor: mis cachorros «, dijo.

Liz, un ángel para los perros

Las necesidades y exigencias de los perros dejaron a Mike en segundo plano de prioridades de Liz. «Mi pasión por los perro era demasiado grande para él». ¿Y cómo no? Cuidar de 30 cachorros que necesitan atención médica y mimos no deja tiempo para usted. Liz pasa cerca de 18 horas del día cuidando de los animales, pasea con ellos cuatro veces al día y gasta cientos de dólares cada mes con medicamentos y ración.

Más de 200 cachorros

Sin embargo,  BedforBullies  sigue siendo una obra de caridad «que depende principalmente de las donaciones», por el otro lado, Liz acepta perros que otros refugios rechazarían. Ella recibe cerca de 200 animales en el año y sigue recibiendo más. Además presta el servicio de alojamiento para mascotas en vacaciones, de esta manera puede cubrir el alquiler y las cuentas.

Siempre con sus perros, por encima de todas las cosas

Su amor por los perros la dejo endeudada al punto que tuvo que vivir en tiendas de campaña. Liz se logró reubicar y no podía estar más feliz: «Yo he elegido hacer esto y lo amo», reveló

Fuente: Club impresionante

Envía la foto o video de tu mascota!