🌎 Actualidad

Una familia completa de perritos vivía en completo abandono… Lo que sucedió después te emocionará

Son bastantes los casos en donde los perros abandonados son los protagonistas de fatales desenlaces, tal es el caso de una familia de pit bulls que fue encontrada en condiciones deplorables en St. Louis, Mississippi. Pero no todas las historias tienen un final desgarrador, esta familia canina conoció el afecto humano y ahora tienen una nueva oportunidad de vida. ¡Eso es a lo que llamo un final feliz! ¿Quieres conocer la historia? Sigue leyendo.

Rescatistas llegaron justo a tiempo para efectuar un rescate en una casa abandonada que se caía literalmente a pedazos. La pintura se despegaba, las paredes tambaleaban y los trozos de techo cubrían el piso. En ese peligroso lugar vivían en lamentables condiciones cuatro perros. Los rescatistas sabían que tenían que ayudarlos y sacarlos de ese lugar lo más pronto posible, si es que querían que vivieran. Los pobres animales no contaban con agua ni comida, solo tenían una toalla sucia en el suelo.

El primero perro que ayudaron al momento de entrar fue a un macho adulto; se ayudaron con comida y una correa que colocaron en su cuello. El can parecía amistoso pero estaba muy asustado, aún así pudieron sacarlo de la casa. El pobre perro probablemente estuvo esperando un momento así durante mucho tiempo.

El resto de los perros eran un hembra y sus dos cachorros; el rescate fue más complicado. A medida que los rescatistas se acercaban a uno de los cachorros él comenzaban a llorar, era posible que no hubieran tenido contacto humano antes.

Pasaron largos minutos antes de que pudieran capturarlo y llevarlo al coche, luego buscaron a los otros. En el oscuro sótano escucharon llorar al otro pequeño, pero la madre de las crías salió aterrorizada y empezó a ladrar a los desconocidos, ella quería solo quería proteger a sus bebés.

 Después de dos horas había rescatado a los dos cachorros y al macho adulto. La hembra en ese punto estaba tan agotada que finalmente se tranquilizó y por sí misma salió de la casa con los rescatistas. Es posible que haya percibido la buena voluntad de los hombres en ayudarla a ella y a sus cachorros. Antes de irse, verificaron que no quedara ningún perro en el interior del inmueble, afortunadamente era todos.

La familia perruna fue dada en adopción y ahora todos tienen un hogar amoroso que los acogió de la mejor manera. Los cachorros se llaman Brad y Randy y son sumamente cariñosos y juguetones. El perro macho leva por nombre Tim y es grandulón amoroso. La hembra se llama Jill y a pesar de haber sido la más reacia durante el rescate, ahora solo quieren que la abracen.

¡Amamos ver esas caritas sonrientes!

Fuente: este post proviene de Recreo Viral, donde puedes consultar el contenido original.