📆 Noticias

Wuhan prohíbe el consumo, cría y caza de animales salvajes

El gobierno de la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, anunció el veto total para la caza, la cría y el comercio ilegal de animales salvajes. Aunque ya se había prohíbido el consumo, esta vez el veto es para toda la comercialización.

Las autoridades de Wuhan también prohibieron la venta ilegal de esos animales, tanto en mercados convencionales como en tiendas, así como a través de internet. La decisión se tomó por un periodo de cinco años. Otras capitales como Shenzhen y Zhuhai, habían decretado recientemente no comer perros, gatos y animales silvestres.

Enlaces patrocinados

Entrada del mercado de mariscos Huanan en Wuhan.

En Huanna, el mercado donde se cree que se originó el virus se comercializaban mariscos, pero también se ofertaban animales salvajes vivos como zorros, cocodrillos, salamandras, serpientes, ratas, koalas o puercospines, además de carne de caza.

Enlaces patrocinados

“Se impone un veto total al consumo de animales salvajes y de sus productos, la prohibición se aplica a todos los animales terrestres, también los incluidos en la lista estatal de animales protegidos, en la lista de animales de valor económico o científico importante, los animales que crecen y se reproducen en condiciones naturales y los animales salvajes criados por el hombre”, destaca el decreto.

Enlaces patrocinados

Un voluntario opera un robot de desinfección a control remoto para desinfectar un área residencial en medio del brote de coronavirus covid-19 en Wuhan en la provincia central de Hubei en China el 16 de marzo de 2020. Foto: AFP

Para evitar un impacto significativo a la economía de China, los criadores de dos provincias podrán recibir una compensación financiera si abandonan la cría de animales salvajes. Además, la provincia de Hunan presentó un programa para acompañar la reconversión de dichos criadores hacia otras actividades, como la ganadería clásica, el cultivo de frutas y verduras, el té o las plantas medicinales.

Una mujer protegida con mascarilla espera la llegada de clientes a su puesto de Wuhan.

Enlaces patrocinados